¿Qué es el Ojo Seco?

El Ojo seco es una de las enfermedades oftalmológicas más frecuentes en el mundo civilizado, se calcula que un 20% de la población lo sufre, tasa que sube al 75 % si los pacientes tienen más de 70 años. El ojo seco es una disfunción lagrimal que afecta a la calidad visual, produce molestias que pueden llegar a ser invalidantes y puede ocasionar lesiones oftalmológicas graves e irreversibles en sus formas más graves.

¿Por qué se produce el ojo seco?
El ojo seco aparece cuando la película lagrimal es insuficiente o de mala calidad para mantener una correcta lubrificación ocular.

Las causas más frecuentes del ojo seco son:

Edad: La causa más frecuente es la atrofia de la glándula lagrimal y la disfunción de las glándulas de Meibomio que se produce con el paso de los años.

Causas hormonales: Por ejemplo en la menopausia aparecen cambios hormonales importantes que afectan a muchas de las funciones corporales, entre ellas la función protectora de los andrógenos sobre la superficie ocular, produciendo un ojo seco crónico en las mujeres menopáusicas.

Causas ambientales: Situaciones que favorecen una excesiva evaporación de lágrima como altas temperaturas, situaciones de baja humedad (calefacciones/aire acondicionado) humo, viento producen una lágrima inestable que aumenta la probabilidad de sufrir un ojo seco.

Tratamientos farmacológicos: Sustancias como el Roacután, los antidepresivos y en ocasiones los antihipertensivos sistémicos provocan un ojo seco secundario a fármacos. El alcohol y el tabaco también están relacionados.

Situaciones que disminuyen el ritmo de parpadeo normal: Cuando nos concentramos en algo disminuimos el ritmo de parpadeo, por ejemplo con la lectura o el uso de ordenadores se incrementa la sintomatología de ojo seco.

Uso de lentes de contacto: Las lentillas disminuyen la sensibilidad corneal y afectan a las glándulas de Meibomio provocando un síndrome de ojo seco.

Enfermedades sistémicas: Por ejemplo la enfermedad de Sjögren y otras enfermedades autoinmunes se asocian con fuerza a un síndrome de ojo seco.

Enfermedades que afectan a la superficie ocular como la queratitis adenovírica y otras inflamaciones de la córnea o de la conjuntiva.

¿Qué síntomas produce un ojo seco?

El ojo seco produce una sensación de disconfort visual, con sensación de cuerpo extraño, como si tuviéramos arenilla en el ojo, sensación de escozor, fotofobia, necesidad de permanecer con los ojos cerrados, pesadez ocular en incluso lagrimeo excesivo.

Tratamiento

En primer lugar debe intentar buscarse la causa que origina el ojo seco y tratarla si es posible, en segundo lugar debe realizar un tratamiento encaminado a luchar contra los síntomas de esta enfermedad oftalmológica tan frecuente mediante el uso de lágrimas artificiales o pomadas lubrificantes o tapones lagrimales en casos severos.

Actualmente se piensa que el tratamiento de la inflamación ocular es fundamental en esta patología.

ojos secos tratamiento