Agujero macular

Confía en VISIÓON para descubrir una nueva forma de ver las cosas. Los mejores oftalmólogos y la tecnología al servicio de tus ojos.

El agujero macular es una enfermedad grave que afecta a la retina, que es el tejido neurosensitivo del ojo, es decir, la parte del ojo que transmite lo que vemos al sistema nervioso.

Se calcula que tiene una incidencia del 0.3% de la población (Beaver Dam Eye Study), incidencia que alcanza el 0.8% de los pacientes mayores de 78 años según el estudio de Klein e at.

Suele afectar en mayor número a mujeres mayores de 55 años, de hecho afecta a las mujeres 3 veces más que a a los hombres según Eye Disease Case-Control Study Group 1994; Lewis et al. 1996; Kang et al. 2000). 

El agujero macular consiste en la aparición de un pequeño agujero en la parte más importante de la retina, en la mácula, más específicamente en la fóvea, que es la parte central de la mácula.

La aparición suele ser más o menos brusca, suele desarrollarse en semanas/ meses en los que el paciente comienza a perder agudeza visual con la sensación de una mancha oscura que le impide la visión en la parte central del campo visual, esto es conocido como un escotoma positivo. Esa sensación de mancha va en aumento, siendo la mancha más oscura y grande  cuando el agujero es de mayor tamaño.

Además del escotoma y la disminución de visión es muy típica la aparición de metamorfopsias, o visión deformada de las cosas en pacientes que están desarrollando un agujero macular.

El diagnóstico del agujero macular debe realizarlo siempre un Oftalmólogo, bien con la exploración del fondo de ojo o bien apoyado en pruebas diagnósticas como la OCT o tomografía de Coherencia Óptica de la mácula, una prueba similar a una resonancia magnética del ojo, en la que podemos observar la mácula del paciente con una precisión de micras, y en el que veremos con claridad la imagen del agujero macular en el paciente afectado por esta enfermedad Oftalmológica.

El agujero macular puede iniciar un desprendimiento de retina, un desprendimiento solo de la mácula o permanecer simplemente como un agujero macular sin más complicaciones si no es intervenido, normalmente debe intervenirse mediante una vitrectomía microincisional apoyada en el tamponamiento con gas y un tratamiento postural por parte del paciente.

Suele ser unilateral en la mayoría de los casos, pero tiene una incidencia de afectación del ojo contralateral del 15% si el agujero macular es de espesor completo, y tienen mayor riesgo de afectación contralateral por agujero macular aquellos pacientes que en el ojo no afectado no tienen un desprendimiento de vítreo posterior.

También debe ser diagnosticado a la mayor brevedad posible, y operado si el Oftalmólogo y paciente así lo deciden. Esta enfermedad Oftalmológica no es una urgencia, pero el retraso en el tratamiento suele llevar a una menor tasa de cierre anatómico así como una menores agudezas visuales en los pacientes en los que se consigue el cierre del agujero  macular completo.