Llámanos al

958 20 70 70

¿O prefieres que te llamemos?:


    *Campos obligatorios

    Llámanos al

    958 20 70 70

    ¿O prefieres que te llamemos?:


      *Campos obligatorios
      Presbicia qué es

      ¿Qué es el agujero macular?

      El agujero macular es una enfermedad grave que afecta a la retina, que es el tejido neurosensitivo del ojo, es decir, la parte del ojo que transmite lo que vemos al sistema nervioso.

      Suele afectar en mayor número a mujeres mayores de 55 años, de hecho afecta a las mujeres 3 veces más que a los hombres según Eye Disease Case-Control Study Group 1994; Lewis et al. 1996; Kang et al. 2000).

      El agujero macular consiste en la aparición de un pequeño agujero en la parte más importante de la retina, en la mácula, más específicamente en la fóvea, que es la parte central de la mácula.

      El agujero macular puede iniciar un desprendimiento de retina, un desprendimiento solo de la mácula o permanecer simplemente como un agujero macular sin más complicaciones si no es intervenido. Normalmente debe intervenirse mediante una vitrectomía microincisional apoyada en el tamponamiento con gas y un tratamiento postural por parte del paciente.

      Debe ser diagnosticado a la mayor brevedad posible, y operado si el Oftalmólogo y paciente así lo deciden. Esta enfermedad Oftalmológica no es una urgencia, pero el retraso en el tratamiento suele llevar a una menor tasa de cierre anatómico así como menores agudezas visuales en los pacientes en los que se consigue el cierre del agujero  macular completo.

      Tratamientos

      Tratamientos para el agujero macular

      ¿Cómo se corrige?

      El tratamiento de elección del agujero macular es la vitrectomía microincisional, el único tratamiento eficaz para disminuir la tracción tangencial de la retina que produce el agujero.

      El eminente Oftalmólogo Americano J. Donald M. Gass describió su teoría sobre el agujero macular en 1988, desde entonces se ha confirmado todos los puntos que describió en su artículo y que fue el primero en describir esa fuerza tangencial que provocaba el agujero macular.

      La tasa de agujeros maculares que se cierran sin tratamiento es muy baja y depende del grado de evolución del agujero macular, así es, en los estadios iniciales se han descrito series en los que ha cerrado de forma espontánea el 15% de los agujeros maculares en estadio I o II, por encima de estadio II la tasa de cierre espontáneo es de menos de  5%, por lo que la actitud expectante no se contempla salvo en casos muy específicos.

      La vitrectomía microincisional ha demostrado una tasa de éxito de hasta el 90% según las series publicadas en la literatura médica, consideramos éxito el cierre anatómico del agujero macular.

      La recuperación visual del agujero macular, tras el cierre completo anatómico, depende de muchos factores, entre ellos el tamaño del agujero previo a la cirugía, el tiempo de evolución y el estado de la retina previa al agujero macular.

      La vitrectomía suele ser un procedimiento ambulatorio, que se realiza con anestesia local y que precisa del uso de gas como tamponador dentro del ojo durante 1 – 5 semanas, en las que el paciente debe mantenerse en decúbito prono, es decir, con la cabeza mirando al suelo para que la fuerza que ejerce el gas dentro del ojo sea transmitida al agujero, empujándolo hacia la coroides y facilitando el cierre del agujero.

      El paciente intervenido de agujero macular debe permanecer en reposo unas 3 semanas, en tratamiento médico unas 4 semanas mediante colirios y en tratamiento postural mientras el gas permanezca dentro del ojo.

      En ocasiones es preciso repetir la intervención en casos en los que el agujero no cierra tras la primera cirugía, son minoría los casos en los que no se alcanza el cierre anatómico pero en ocasiones es preciso repetir a cirugía oftalmológica, incluso con técnicas como el flap invertido o el uso de factores de crecimiento para estimular el cierre del agujero macular.

      Primera consulta prequirúrgica gratuita

      Precio y Financiación de tratamiento para agujero macular

      Pide información sobre la financiación de las cirugías y procedimientos.

      Consulta prequirúrgica gratuita

      *Excepto pacientes con seguro médico privado

      Causas

      Causas del desarrollo de un agujero en la mácula del ojo

      • Tracción vitreomacular: Cuando el vítreo tracciona sobre la retina, más específicamente sobre la mácula, aumenta de forma muy significativa el riesgo de aparición del agujero macular.
      • Traumatismos o heridas oculares: El agujero macular traumático suele aparecer de forma aguda tras un traumatismo ocular, contuso o inciso, y tienen un mejor pronóstico que los agujeros maculares idiopáticos.
      • Retinopatía diabética: los pacientes que sufren de afectación ocular por la diabetes mellitus, tienen mayor riesgo de desarrollar un agujero macular.
      • Miopes magnos: Aquellos pacientes con más de 6 dioptrías de miopía, tienen mayor riesgo de agujero macular, de hecho existe un agujero macular típico de los miopes magnos, el agujero macular miópico, que en ocasiones requiere de un tratamiento específico, como a indentación macular.
      • Membrana epirretiniana macular: Esta patología aumenta asimismo la incidencia de agujero macular, este motivo es otra de las razones por las que las membranas epirretinianas deben ser extraídas del ojo del paciente.
      • Desprendimiento de retina: aquellos pacientes que han sufrido un desprendimiento de retina aumentan de forma muy significativa la incidencia de agujero macular.
      • Uveítis: los pacientes con historia de uveítis, sobre todo intermedia y posterior, tienen un mayor riesgo de sufrir un agujero macular a lo largo de su vida.
      • Trombosis venosas retinianas.

      Síntomas

      Síntomas del agujero macular

      La aparición suele ser más o menos brusca, suele desarrollarse en semanas/ meses en los que el paciente comienza a perder agudeza visual con la sensación de una mancha oscura que le impide la visión en la parte central del campo visual, esto es conocido como un escotoma positivo. Esa sensación de mancha va en aumento, siendo la mancha más oscura y grande  cuando el agujero es de mayor tamaño.

      Además del escotoma y la disminución de visión es muy típica la aparición de metamorfopsias, o visión deformada de las cosas en pacientes que están desarrollando un agujero macular.

      Es importante destacar que el agujero macular no duele, ni inflama el ojo, por lo que el paciente sólo suele referir síntomas visuales.

      Disminución de agudeza visual

      Sensación de una mancha oscura que impide ver en la zona central del campo visual

      Metamorfopsia

      ¿Alguna duda?

      Preguntas Frecuentes

      Te dejamos las preguntas más frecuentes de nuestros pacientes sobre el agujero macular

      El diagnóstico del agujero macular debe realizarlo siempre un Oftalmólogo, bien con la exploración del fondo de ojo y apoyado en pruebas diagnósticas como la OCT o tomografía de Coherencia Óptica de la mácula, una prueba similar a una resonancia magnética del ojo, en la que podemos observar la mácula del paciente con una precisión de micras, y en el que veremos con claridad la imagen del agujero macular en el paciente afectado por esta enfermedad Oftalmológica.

      El postoperatorio ronda entre uno y dos meses. La visión borrosa irá desapareciendo progresivamente. 

      Después de cualquier cirugía ocular se puede hacer deporte o esfuerzo físico, aunque es conveniente esperar unos días para que las cicatrices se establezcan. Será el oftalmólogo el que indique en cada caso cuándo es posible comenzar a realizar deporte sin ningún inconveniente.

      Solicita información sin compromiso

      Contactaremos con usted en la mayor brevedad posible para darle respuesta a su duda o agendarle una cita.


        *Campos obligatorios