¿Qué son las moscas volantes?

Una de las patologías más comunes atendidas en la clínica oftalmológica son las moscas volantes o miodesospsias. Consisten en la visión por parte del paciente de elementos oscuros y móviles normalmente de forma monocular, aunque en ocasiones es problema es bilateral. Las moscas volantes o miodesopsias suelen percibirse en situaciones de alta luminosidad, con un fondo blanco o azul claro como puede ser por ejemplo al estar en la playa o al mirar a un fondo blanco iluminado.

Aunque las moscas volantes parecen estar en frente del paciente oftalmológico, se originan en el interior de ojo, en una estructura conocida como humor vítreo. El vítreo se encuentra en la cámara posterior del ojo, justo por delante de la retina, con la que tiene una íntima relación. Es un gel viscoso formado en su mayor parte de colágeno y agua, el vítreo en el nacimiento por norma general tiene una estructura homogénea permitiendo una visión a través de él perfecta, sin la percepción de manchas o moscas volantes en nuestra visión. Con el tiempo el vítreo va perdiendo su homogeneidad en un proceso natural que acompaña al envejecimiento produciendo algunas condensaciones en su estructura, con una densidad mayor que el agua, que son percibidas por el paciente oftalmológico como moscas volantes o miodesopsias.

El máximo exponente de las moscas volantes ocurre cuando el vítreo se separa de la retina, en un proceso muy frecuente (se calcula que a los 80 años el 90% de los pacientes tienen el vítreo desprendido) que provoca un aumento agudo de las moscas volantes o miodesopsias, que normalmente mejora con el tiempo. En este episodio es fundamental la visita del paciente a un Oftalmólogo retinólogo para que examine la retina periférica y descarte cualquier alteración vítreo retiniana que predisponga al paciente a un desprendimiento de retina, y si detecta una lesión predisponente al desprendimiento de retina, como puede ser la degeneración en empalizada o Lattice, el paciente debe ser tratado profilácticamente con láser Argon para mejorar el estado de la retina.

Hay algunos factores que nos predisponen a padecer moscas volantes de forma más precoz:

Miopía: la miopía es el factor de riesgo más importante en las miodesopsias, moscas volantes, desprendimiento de vítreo o de retina. Es por tanto muy importante que el paciente miope siga un control Oftalmológico estrecho.

Inflamación intraocular: episodios como las uveítis anteriores o posteriores provocan un aumento de las opacidades vítreas que ocasionan miodesopsias o moscas volantes.

Traumatismos: los golpes provocan cambios agudos en la relación entre el vítreo y la retina, provocando en muchos casos el desprendimiento del vítreo, si un paciente percibe moscas volantes tras un traumatismo debe acudir al Oftalmólogo para revisar el estado de su vítreo y su retina.

Tratamiento

El tratamiento de las moscas volantes o miodesopsias en la mayoría de los casos no es necesario, más allá de la revisión de la retina periférica para descartar lesiones predisponentes al desprendimiento de retina, el paciente suele mejorar su clínica progresivamente sin tratamiento alguno. En casos más graves en los que la visión se entorpece de forma más importante debemos realizar tratamientos con láser o incluso una vitrectomía por microincisión en los casos más extremos, que disminuyen la agudeza visual de forma significativa.

moscas volantes