Traumatismos oculares

Traumatismos oculares

En nuestra vida cotidiana, con una vida activa, en el deporte o simplemente por accidentes, ocasionalmente podemos tener un golpe en el ojo o traumatismo ocular.

Un traumatismo ocular puede ocasionar graves lesiones o patologías en el ojo, desde las más simples como la conjuntivitis o erosiones corneales hasta las más severas o graves como el estallido o la perforación ocular.

Es muy común los traumatismos por cuerpos extraños, en ocasiones pequeñas partículas se quedan alojadas en la córnea o bajo los párpados, ocasionando dolor en el ojo, lagrimeo y una intensa fotofobia. Es urgente acudir al oftalmólogo para que valore la situación y extraiga el cuerpo extraño del ojo lo más rápido posible, evitando así complicaciones como las infecciones, úlceras corneales, queratitis  o inflamaciones graves que pueden ocasionar leucomas o cicatrices corneales.

Es un caso también frecuente las causticaciones oculares (el ojo entra en contacto con un ácido o álcali) es vital el lavado ocular profuso a la mayor brevedad posible y la asistencia oftalmológica de urgencia para evitar secuelas a largo plazo.

En otras ocasiones un a traumatismo en un ojo puede ocasionar inflamaciones intraoculares como las uveítis o sangrados como los hifemas, patologías oculares graves que deben ser atendidas en urgencias oftalmológicas sin demora para un correcto tratamiento.

Nuestra Clínica Oftalmológica en Granada cuenta con un servicio de urgencias a su disposición en el centro de Granada, donde se le atenderá cualquier patología urgente sin demora y sin esperas.