Cirugía de Párpados o Cirugía de Bolsas, los beneficios de ser operado por un oftalmólogo

Los ojos y los párpados juegan un papel fundamental en la expresión del estado de ánimo, la emoción y el carácter. Sus alteraciones conducen a un desequilibrio tanto estético como funcional. Consecuencia de diferentes factores (genéticos, ambientales, etc.), los párpados puede desarrollar un exceso de piel y/o bolsas grasas, dando lugar a una apariencia envejecida, de mirada triste o cansancio permanente.

La blefaroplastia, cirugía de bolsas o cirugía de párpados caídos, es el procedimiento mediante el cual se elimina el exceso de piel y/o grasa existentes a nivel palpebral.

Cirugía de Párpados, dudas habituales.

¿Quiénes son buenos candidatos a una cirugía de blefaroplastia?

Son buenos candidatos a una cirugía de párpados aquellos pacientes con:

– Un exceso de piel en el párpado superior que les oculta el pliegue natural o la línea de pestañas.
– Párpados (superiores o inferiores) aparentemente hinchados, transmitiendo una sensación de cansancio o decaimiento permanentes.
– Sensación de pesadez alrededor de los ojos ocasionada por el exceso de grasa o piel.
– Una reducción de la porción superior del campo visual por el exceso de piel.

¿Qué beneficios y aspectos positivos tiene la cirugía de pápados?

– Beneficios estéticos:
– Efecto de rejuvenecimiento.
– Aspecto más descansado y vital.
– Beneficios funcionales:
– Aumento de la amplitud de la zona superior del campo visual.
– Mayor sensibilidad al contraste.
– Reducción de los dolores de cabeza cuando estos se asocian a una contracción mantenida de los músculos de la frente para compensar la caída de los párpados superiores.
– Mejora de la autoestima, sensación de bienestar y una mayor percepción subjetiva de calidad de vida.

¿Tiene alguna ventaja ser operado por un oftalmólogo oculoplástico?

Sin duda. Un cirujano oculoplástico es aquel médico que tras completar la especialidad en oftalmología, realiza una formación específica en cirugía de párpados, órbita y vía lagrimal. Ello sumado a su conocimiento sobre la anatomía, enfermedades y particularidades del globo ocular, le proporcionan una gran capacidad para abordar casos complejos, preservando la seguridad y función  del ojo durante cualquier intervención, ya sea con fines médicos o estéticos, que pueda realizar sobre los párpados.

¿Cómo se planifica y desarrolla la intervención?

La cirugía de bolsas o blefaroplastia puede realizarse en los párpados superiores, inferiores o en ambos simultáneamente si el caso lo requiere. Considerando factores como el grosor del músculo que se encuentra debajo de la piel, la estructura ósea o la forma y posición de las cejas, el cirujano indicará la cantidad de piel y/o grasa a eliminar en cada paciente. Suelen tomarse fotografías antes de la cirugía y una vez realizada la misma para comparar y evidenciar los cambios conseguidos.

Justo antes al comienzo de la intervención, se realizan marcas precisas en los lugares en los que se eliminarán la piel y/o grasa. En el párpado superior el marcado se realiza utilizando su pliegue natural. En el inferior, se realiza próximo a la línea de pestañas cuando existe piel a resecar. En este último, en los casos en los que sólo hay que eliminar grasa (la mayoría), la intervención será realizada por su cara interna sin tener que realizar marcas ni incisiones sobre la piel.

La cirugía se realiza bajo anestesia local (y a veces con sedación si el caso lo requiere), por lo que suele resultar prácticamente indolora. El tiempo total de intervención puede variar entre 40 y 70 minutos dependiendo de si se realiza en dos o cuatro párpados. Al concluir la intervención, se aplican puntos de sutura que serán retirados transcurrida aproximadamente una semana desde la misma.

¿Existen variantes de cirugía de párpados?

Por supuesto, de hecho la intervención será personalizada y ajustada para cada caso dependiendo de factores como las características anatómicas del paciente, su tipo de piel o expectativas, entre otros. Entre las variantes quirúrgicas más frecuentes alternativas a la blefaroplastia convencional, cabe mencionar:

– Blefaroplastia masculina: debido a la existencia de una morfología periocular propia del varón y claramente diferenciada a la de la mujer (cejas más planas, párpados superiores más voluminosos, etc.), la blefaroplastia será planificada para conseguir el rejuvenecimiento buscado sin comprometer la apariencia masculina habitual.

– Blefaroplastia asiática: El párpado de los pacientes asiáticos presenta un surco superior menos marcado o incluso ausente en comparación al del párpado occidental. Dependiendo de si estos quieren sólo eliminar la piel y/o grasa sobrantes conservando su apariencia previa o por contra, modificar la forma de su pliegue para asemejarlo al del párpado occidental, la cirugía será realizada mediante técnicas quirúrgicas específicas.

– Otras variantes: algunos pacientes a la vez que eliminan la piel o grasa sobrantes, buscan una modificación en la forma de la hendidura palpebral como por ejemplo tener «ojos más rasgados», de ahí que la blefaroplastia puede acompañarse de técnicas simultáneas como la cantopexia (tensado del párpado inferior) y/o cantoplastia (modificación de la posición de la inserción lateral del párpado inferior) para lograrlo.

¿Qué recomendaciones habré de seguir el día de la intervención?

El cirujano le indicará con la suficiente antelación si puede continuar con su tratamiento médico habitual, si debe cesarlo o sustituirlo durante unos días (caso de antiagregantes o anticoagulantes) o si es conveniente aplicar algún tratamiento previo local (cremas o pomadas) sobre los párpados a intervenir.

Evite maquillar los párpados el día de la intervención, así como tomar el sol en la cara de forma directa o realizar tratamientos cosméticos de rejuvenecimiento (láser, luz pulsada intensa, etc.) durante los días previos a la misma.

Realice una comida ligera varias horas antes de la hora acordada para la intervención y acuda acompañado a la misma.

¿Qué cuidados y tratamientos habré de seguir tras la intervención?

Tras la intervención, se le prescribirán pomadas antibióticas, anti-inflamatorias y moduladoras de la cicatrización que habrá de aplicar sobre los párpados durante varias semanas con objeto de maximizar y acelerar la consecución de los beneficios post-operatorios anteriormente descritos.

Se le aconsejará aplicar frío local y dormir algo incorporado los primeros días tras la cirugía para minimizar la inflamación. Asimismo, se le indicará que realice cierto reposo, evitando exponerse a ambientes húmedos o potencialmente sucios, así como la fotoexposición directa o el maquillaje mientras maduran las cicatrices.

La retirada de suturas y la incorporación a la actividad física habitual, se programará aproximadamente transcurridos unos siete o diez días desde la intervención.

¿Qué riesgos tiene la cirugía de bolsas?

Cualquier procedimiento invasivo (desde una simple infiltración o inyección de anestésico local para una extracción dental) asocia algún tipo de riesgo. Lo mismo sucede con la blefaroplastia. Sin embargo, se trata de una intervención segura que realizada por las manos adecuadas asocia una tasa muy baja de complicaciones potencialmente graves.

Los riesgos más habituales son el hematoma e inflamación palpebrales (ceden transcurridos varios días desde la intervención), infección local o cicatrización anómala, entre otros. La gran mayoría pueden ser solventados mediante tratamiento médico o con una re-inervención con objeto de adecuar los resultados a las expectativas del paciente y del cirujano.

Cirugía de Párpados o Cirugía de Bolsas, los beneficios de ser operado por un oftalmólogo
4 (80%) 4 vote[s]