Los mejores trucos para que no se empañen las gafas si llevamos mascarilla

Buscando en internet hemos encontrado numerosos trucos para que las gafas no se empañen, no entramos en su eficiencia. Existen trucos y algunos consejos que puedes poner en práctica para que las gafas no se empañen:

es flag
en flag

Las previsiones nos dicen que las mascarillas nos van a acompañar en nuestro día a día durante muchos meses más. Se ha demostrado que, junto con el lavado de manos, es uno de los mecanismos más eficaces para detener la propagación del coronavirus.

La mayoría del personal sanitario está acostumbrado al uso de la mascarilla, pero para el ciudadano medio, el uso de la mascarilla suele resultar incómodo, especialmente al principio.

Durante los primeros días de uso nos suele agobiar al respirar o producir picores o que sencillamente no sepamos colocarnos bien las mascarilla ni adecuadamente.

Unos problemas que se multiplican si usamos las siempre molestas gafas. Con gafas colocarlas es aún más complicado y lo peor, los cristales se empañan por el aire caliente que expulsa el aliento, debido a que sale de la parte superior de la mascarilla y llega hasta las gafas para empañarlas.

Buscando en internet hemos encontrado numerosos trucos para que las gafas no se empañen, no entramos en su eficiencia. Existen trucos y algunos consejos que puedes poner en práctica para que las gafas no se empañen:

Agua y jabón

Lavar los cristales de las gafas bajo el grifo con jabón y dejar secar los cristales al aire libre, mediante este sistema las partículas de jabón generan una capa de protección contra la humedad que impide que se empañen.

Pañuelo doblado

Poner un pañuelo de papel doblado en el puente de la nariz, dentro de la mascarilla, así el pañuelo absorberá la humedad de aliento y respiración y la mascarilla no se va a empañar.

Doblar la mascarilla

Doblar la mascarilla por la parte superior, es decir, plegar la parte de arriba, para que se ajuste más al rostro y el calor no empañe las gafas. El punto negativo es que si hacemos mal este método puedes perder protección frente al coronavirus.

Pastilla de jabón

Existen otros trucos para evitar que se empañen los cristales pero que han generado cierta polémica, como restregar una pastilla de jabón de manos por ambos lados del cristal y quitar el excedente con un trapo limpio. Este truco no es válido para todo tipo de lentes, solo para algunas lentes muy específicas.

El truco de la patata

También restregar media patata por ambos lados de las lentes debido a que el almidón de la patata es eficaz contra el vaho. Desconocemos su eficacia, pero no parece un truco muy higiénico.

Productos específicos

Comprar en ópticas y grandes superficies productos específicos para la limpieza de las gafas, suelen venir acompañados por una gamuza especialmente preparada para la limpieza de los cristales. Estos productos ayudan a evitar que estas se empañen y se ensucien, impidiendo que se empañen tan fácilmente. Las soluciones salinas hidrofóbicas y toallitas antivaho, repelen en agua gracias a la película protectora con la que cubren el cristal al limpiarlo, y mantendrán tus gafas en perfectas condiciones.

Tratamiento antivaho

Nivel pro, encargar un tratamiento antivaho, que incluye una capa de dióxido de titanio que nos permite terminar con la condensación de manera permanente.

Y recuerda otro punto, la especial importancia de limpiar las gafas para evitar la propagación del coronavirus ya que pueden ser un foco de infección, el virus puede sobrevivir durante horas en su superficie.

La parte positiva es que su limpieza es muy sencilla, para lavarlas es suficiente usar agua y jabón. Con las manos bien limpias, pon las gafas bajo un chorro de agua tibia, el agua muy caliente puede dañar el recubrimiento del cristal y comienza a frotar con el jabón.

Limpia los cristales, pero también las patillas, las almohadillas de la nariz y la zona en la que se unen las lentes con la montura. Seca muy bien la montura y las lentes con un paño o bayeta especial para gafas.

Y recuerda que es recomendable el uso de gafas en lugar de lentillas mientras dure la pandemia. El virus puede aislarse en la lágrima y conjuntiva y transmitirse por éstas. Por este motivo es aconsejable que no se utilicen y sean sustituidas por las gafas correctoras.