Trinidad Arroyo, la primera oftalmóloga española

Nuestro blog de oftalmología quiere ser hoy un homenaje a una mujer extraordinaria, pionera en la conquista de los derechos a la educación de la mujer. Una mujer luchadora que fue una de las primeras doctoras en Medicina de España y la primera mujer doctorada en oftalmología y otología en España

Nuestro blog de oftalmología quiere ser hoy un homenaje a una mujer extraordinaria, pionera en la conquista de los derechos a la educación de la mujer.

Una mujer luchadora que fue una de las primeras doctoras en Medicina de España y la primera mujer doctorada en oftalmología y otología en España

Trinidad Arroyo de Márquez nace en Palencia el 26 de mayo de 1872. Educada en el entorno de una familia liberal de la burguesía industrial de esa época. En 1888 decide continuar sus estudios universitarios, casi una utopía para una mujer en ese momento y especialmente después de que el ingreso femenino a la universidad se había eliminado mediante la Real Orden del 16 de marzo de 1882.

Trinidad desoye la real orden y bajo el amparo de otra orden, esta vez de la reina regente María Cristina de Habsburgo, consigue entrar en la universidad de Valladolid para cursar estudios de Medicina.

Trinidad concluye sus estudios en Valladolid en 1895 con notas muy sobresalientes y se traslada a Madrid para terminar su doctorado.

A principios del siglo XX se consideraba a la oftalmología como una profesión apropiada para la mujer debido a la «delicadeza del órgano, su pequeñez, la función hermosa y poética que desempeña, la finura que requieren las operaciones, lo aristocrático y menudo del material empleado que están pidiendo dedos femeninos, algo de manos de hada que, como espumoso encaje, toquen sin lastimar». Estas palabras leemos en las Actas del Congreso Pedagógico Hispano Portugués Americano de 1892.

Trinidad pronto termina su tesis sobre los músculos internos del ojo en su estado normal y patológico y en 1898 se inscribe en el Colegio de Médicos de Palencia abriendo junto a su hermano una consulta en su vivienda.

Años después se casa con Manuel Márquez Rodríguez, también oftalmólogo y colaborador de Ramón y Cajal. Juntos abren una prestigiosa consulta en Madrid, la primera es España con aire acondicionado.

En 1912, el matrimonio realiza una intervención oftalmológica al famoso escritor Benito Pérez Galdós, salvándole de la ceguera. Su labor en defensa de la mujer fue enorme y en 1928 es presidenta honoraria de la Asociación de Mujeres Médicos de España y ponente en la mayoría de los congresos oftalmológicos de la época.

Incluso tuvo tiempo de contribuir a la ciencia con numerosos trabajo, uno de los más recordados fueron sus notas sobre el diagnóstico y terapéutica de la tuberculosis ocular.

Tras la Guerra Civil española y debido a la defensa pública del matrimonio con el republicanismo, deciden exiliarse, primero a Francia y después a México.

En México, nada más llegar promueven la creación de un instituto oftalmológico en México y abren una consulta con gran éxito.

Después de una vida extraordinaria, Trinidad muere en la ciudad de México el 28 de septiembre de 1959, a los 87 años.

Trinidad Arroyo, la primera oftalmóloga española
5 (100%) 1 vote