¿Qué es la Baja Visión?

Decimos que una persona tiene Baja Visión cuando presenta una limitación visual que le dificulta o impide realizar tareas de su vida cotidiana y no puede ser corregida con ayudas ópticas convencionales, tratamiento médico ni cirugía.

Causas de la Baja Visión

Las causas de Baja Visión pueden ser congénitas o adquiridas. También puede producirse por lesiones o traumatismos, pero en la mayoría de las ocasiones se presenta en personas de edad avanzada debido a la aparición de enfermedades como la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE), el Glaucoma o la Retinopatía Diabética.

No obstante la Baja Visión no es un signo normal del envejecimiento por lo que un examen médico realizado con regularidad es importante para diagnosticar enfermedades de los ojos, tratar las condiciones que pueden ser tratadas  e iniciar el proceso de adaptación de ayudas especiales y rehabilitación visual.

¿Cómo ven las personas con Baja Visión?

Los patrones de pérdida de visión son los siguientes

Pérdida de Visión Central

La visión central es la que usamos cuando miramos directamente a algo o para ver los detalles. Las personas afectadas con estas enfermedades tienen problemas para ver la TV, reconocer rostros, coser o leer un periódico, por ejemplo y  requieren de sistemas que amplíen la imagen.

Enfermedades como la Degeneración macular asociada a la edad (DMAE) o la miopía magna provocan pérdida de la visión central. Ejemplos de las ayudas  empleadas en estos casos son: los telescopios, las lupas y los microscopios.

problemas-baja-vision

Pérdida de Visión Periférica

La visión periférica nos permite ver los objetos que no están dentro de nuestro campo visual central. Nos sirve para orientarnos y evitar chocar o tropezar.

Enfermedades como el Glaucoma o la Retinosis Pigmentaria reducen nuestra visión periférica por lo que las personas afectadas por estas enfermedades tienen dificultades para adaptarse a los cambios de iluminación y desplazarse y requieren el uso de sistemas ampliadores de campo como los telescopios invertidos, los filtros terapéuticos para mejorar el contraste de los objetos o el uso del bastón.

Ayudas para Baja Visión y a Rehabilitación Visual

En un Servicio de Baja Visión intentamos sacarle el máximo partido a la parte de visión que tiene el ojo. La utilización del resto visual no sólo no perjudica la visión sino que la mantiene más activa.

Los tipos de ayudas disponibles son:

Ayudas Ópticas

Proporcionan el aumento necesario para la actividad que se desea realizar.

  • Para visión lejana:
    •  Telescopios
  • Para visión cercana:
    • Microscopios
    • Telemicroscopios
    • Lupas

Filtros Terapéuticos

Filtran la luz azul por lo que mejoran el confort visual y aumentan el contraste. También actúan reduciendo el deslumbramiento y permitiendo adaptarse a los cambios de iluminación

Ayudas Electrónicas

Se emplean para mayores limitaciones de la visión y para ciertas actividades como lecturas más prolongadas.

ayudas-baja-vision

Ayudas No Ópticas

Facilitan la realización de la actividad y la autonomía del paciente ya que permiten una postura corporal más correcta y retardan la aparición del cansancio.

Ejemplos de estas ayudas son: los flexos, atriles, relojes parlantes, enhebradores y espejos de aumento, entre otras.

CONCLUSIÓN

La pérdida de visión no implica que haya que renunciar a realizar actividades sino que hay que aprender a realizarlas de un modo diferente y con el uso de determinadas ayudas especiales.