Causas y síntomas de la Retinopatía Diabética

Confía en VISIÓON para descubrir una nueva forma de ver las cosas. Los mejores oftalmólogos y la tecnología al servicio de tus ojos.

La Retinopatía diabética tiene una única causa, la Diabetes Mellitus. La diabetes es una enfermedad en la que falla el sistema de regulación de la glucemia, que es el nivel de glucosa en la sangre. La insulina juega un papel fundamental en la regulación de la glucosa en sangre, por lo que el paciente diabético debe intentar controlar su nivel de azúcar en sangre mediante el tratamiento médico, a veces en pastillas o en otros casos con la inyección de insulina, la dieta y el ejercicio físico.

La retinopatía diabética suele aparecer en pacientes con mal control metabólico y es muy difícil detener su progresión, además de no tener cura, tan sólo podemos minimizar sus efectos.

Es por ello de gran importancia el control de la hemoglobina glicosilada dentro de las cifras objetivo y la realización de revisiones Oftalmológicas anuales para conseguir un diagnóstico lo más precoz posible. Los casos más problemáticos de retinopatía diabética ocurren cuando el paciente no tiene un buen control metabólico y no sigue revisiones anuales y al ser diagnosticados presentan grados más evolucionados con un pronóstico muy malo.

Síntomas

Los síntomas de retinopatía diabética se presentan cuando la retina tiene una afectación importante a la visión y que se debe prevenir con revisiones Oftalmológicas anuales.

Dichos síntomas son la disminución de la agudeza visual, la visión de miodesopsias o moscas volantes y en casos muy extremos la pérdida completa de la visión, comunes en casos de desprendimiento de retina fraccional causados por retinopatías diabéticas proliferativas.

Hay que hacer hincapié en la prevención de esta enfermedad. Su tratamiento suele ser crónico y el resultado del mismo no suele cumplir con las expectativas del paciente. La retinopatía diabética es una enfermedad Oftalmológica muy grave y que puede llevar a una pérdida de visión siempre evitable mediante el control diario de los niveles de glucemia, del control de la hemoglobina glicosilada cada seis meses y de revisiones anuales de la retina y del fondo de ojo.