Miopía

Operación de Miopía

La miopía es un defecto de refracción en el que la imagen se proyecta por delante de la retina y puede ser originado por una longitud excesiva del ojo (miopía de índice) o por una curvatura excesiva de la córnea.

Un paciente miope alcanza una buena agudeza visual cercana, pero una deficiente visión de lejos, por lo que los miopes suelen utilizar gafas o lentillas para su vida cotidiana, ya que tareas tan simples como conducir o hacer deporte puede ser un problema para un miope no corregido.

Tipos de miopía
  • Miopía simple

    Pacientes miopes con dioptrías que no sobrepasan las 6 dioptrías miópicas, son los más frecuentes y son miopía que no evolucionan cuando el crecimiento se detiene.

    La miopía simple es la más frecuente, engloba los pacientes con miopía entre las 1 y las 6 dioptrías en plano de gafa, que no presenta alteraciones oftalmológicas asociadas a la miopía. Suele ser corregida con gafas o lentillas, y en adultos con cirugía ocular láser. Los pacientes con miopía simple deben ser revisados por el Oftalmólogo de forma anual.

  • Miopía magna

    Los miopes magnos son pacientes con una miopía alta, suelen sobrepasar las 6 dioptrías y suelen asociar patología ocular como retinosis miópica, glaucomas, cataratas o membranas neovasculares miópicas, más frecuentes en ojos de alta longitud axial.

    Los pacientes miopes magnos son aquellos que sufren miopías de más de 6 dioptrías en plano de gafa, pero no tienen afectación de las estructuras del ojo como la retina o el vítreo. Estos pacientes sufren una mayor tasa de desprendimiento de retina o glaucoma que la población que no sufre miopía magna. Los pacientes con miopía magna deben ser revisados por el Oftalmólogo de forma semestral.

  • Miopía de índice

    Miopía provocada por una catarata nuclear, es muy frecuente que un paciente añoso con cataratas de repente mejore su visión cercana disminuyendo su visión lejana, eso es conocido como una miopía de índice.

    Son pacientes que nunca han sido miopes, y de repente, en la edad adulta desarrollan miopía, este tipo de miopía es ocasionada por cataratas, y por un tipo de catarata muy específica, la catarata nuclear, típica de pacientes de 60 años o más. Este tipo de miopía puede ser corregida con gafas, pero es muy importante que estos pacientes sean explorados por el Oftalmólogo que debe evaluar si es precisa la operación de cataratas, que solucionará la miopía y la catarata en un solo acto quirúrgico.

  • Miopía Patológica

    Es aquella miopía que produce alteraciones en las estructuras del ojo normales, como la esclera, la retina, el vítreo etc. Son pacientes fuertemente expuestos a enfermedades oculares como el estafiloma, el desprendimiento de retina, el glaucoma o las cataratas. Deben seguir un control Oftalmológico estricto que en la mayoría de los casos precisan tratamientos por parte de su Oftalmólogo.

La operación de Miopía

El tratamiento de la miopía puede ser mediante gafas, lentillas o cirugía, actualmente no existe tratamiento preventivo ni de otro tipo para esta patología ocular.

El tratamiento quirúrgico de la miopía es muy variado, desde la conocida cirugía con láser que cambia la curvatura de la córnea a nuestro antojo para alcanzar una visión perfecta sin gafas ni lentillas, hasta el uso de lentes intraoculares ICL.

¿Qué se necesita para ser un buen candidato a cirugía ocular láser para miopía?

Para operar la miopía con láser es necesario tener unos ojos sanos, con una córnea normal en parámetros de grosor y curvatura corneal, así como descartar enfermedades que afectan a los ojos como el queratocono, el glaucoma o degeneraciones corneales.

El láser actúa mediante micro impactos de láser del tamaño de 0,2 micras que cambian la curvatura de la córnea, consiguiendo que la imagen sea proyectada exactamente en la retina.

El efecto del láser no es temporal, está descrito en miles de artículos publicados en revistas médicas con cientos de miles de pacientes, el resultado es estable en el tiempo, no variando con el estudio ni el embarazo…

Lentes ICL

La ICL (Implantable Collamer Lens): es una técnica revolucionaria en el campo de la cirugía refractiva consistente en colocar una lente Colámero®, con un innovador material a base de colágeno, entre el iris y el cristalino.

ICL es el procedimiento refractivo de mayor crecimiento en los últimos años, con más de 550.000 implantaciones en todo el mundo.

ICL permite corregir defectos por encima de los límites propios del tratamiento con láser, pudiendo abordar una mayor gama de problemas relacionados con la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. También está indicada para pacientes con córneas finas, ojo seco o pupilas grandes.

 

Ventajas del ICL

  • ICL es reversible

    A diferencia del láser el tratamiento es reversible, al incorporar una lente no existe la necesidad de alterar ningún tejido ocular, pudiéndose volverse a la situación inicial cuando se desee, posibilitando nuevas técnicas futuras.

  • ICL es calidad de visión

    Proporciona la más alta y previsible calidad de visión de cualquier procedimiento refractivo. Obteniendo los porcentajes más altos de satisfacción entre los pacientes.

  • ICL es invisible

    Su posicionamiento en el interior del ojo la hace invisible, tanto para el paciente como para su entorno. El paciente no las siente, las disfruta.

  • Rápida en indolora

    La intervención dura 15 minutos y se realiza con anestesia tópica (gotas), la lente se incorpora a través de una mínima incisión de 3 mm que no requiere puntos y en unas horas el paciente puede volver a casa, realizando vida normal al día siguiente.

  • ICL es rendimiento

    100% Compatible con el deporte profesional, profesiones de alto rendimiento físico (cuerpos de seguridad), profesiones en entornos exigentes: pilotos, buzos, etc….

Nuevas lentes ICL (EVO+Visian ICL)

Hemos sido la primera clínica oftalmológica de Andalucía en poder ofrecer y haber implantado con éxito el nuevo modelo de lente ICL (EVO+Visian ICL)

La nueva lente de STAAR Surgical disponible en VISIÓON para sus pacientes es una evolución en la corrección de la visión y ofrece un beneficio a los pacientes con pupilas más grandes.

Entre sus ventajas destaca que mejora considerablemente la conducción nocturna al reducir el riesgo de halos y de deslumbramiento.

Sin olvidarnos de otras ventajas para el paciente como son eliminar la necesidad de hacer Iridotomías, un bienestar y comodidad mejorado, que restaura el flujo natural del acuoso, facilita la eliminación del viscoelástico o la gran calidad de la visión que proporciona.

Preguntas Frecuentes sobre la Miopía
  • ¿Qué es la miopía?

    La miopía es el defecto de refracción más común  que hay actualmente en el mundo, es además la primera causa de baja visión evitable en el mundo. El paciente miope no es capaz de concentrar los rayos de luz sobre la retina, proyectándose antes, en el vítreo, induciendo así una imagen borrosa de los objetos lejanos.

  • ¿A qué se debe la miopía?

    La miopía suele ser debido a  un aumento en la longitud axial del ojo del paciente miope, esto significa que los pacientes con miopía tienen ojos más largos de lo normal. También puede ser debido (aunque en menor proporción) a cambios en la curvatura normal de la córnea o alteraciones en el cristalino.

    La miopía tiene un fuerte componente genético, aunque no es el único,  en los últimos años se ha detectado un fuerte aumento en la prevalencia de la miopía en el mundo civilizado por componentes ambientales, como el trabajo cercano con el trabajo escolar, móviles, tablets etc y por la cantidad diaria de luz solar recibida por los niños. Debemos cuidar especialmente la actividad visual en niños en desarrollo, intentando que reciban la mayor cantidad de luz solar posible a lo largo del día y evitando en la medida de lo posible el trabajo visual  cercano excesivo, de este modo mejoraremos los factores que estimulan la miopía en niños.

  • ¿Cómo es la evolución natural de la miopía?

    Aunque la evolución de la miopía no es universal, y depende sobre todo del tipo de miopía y del paciente y su estilo de vida, podemos hacer en términos generales un dibujo aproximado de cómo evoluciona un paciente miope sano a lo largo del tiempo:

    -Inicio de la miopía: la miopía suele aparecer a los 8-9 años, aunque aparece antes en pacientes miopes magnos, a ésta edad el niño puede empezar a referir quejas acerca su visión lejana, sobre todo con la pizarra del colegio, suelen ser síntomas de aparición de la miopía simple. Estos pacientes deben ser revisados por su Oftalmólogo cada año.

    -Desarrollo de la miopía: en la adolescencia el paciente comienza a incrementar la cantidad de dioptrías de forma más acusada, al igual que crece el niño, crece el ojo y con este crecimiento la longitud axial del ojo, que induce un aumento de la miopía, estos pacientes deben acudir a su clínica Oftalmológica para una revisión completa de forma semestral.

    -Estabilización: a partir de los 18 -20 años la miopía se estabiliza de forma habitual, el paciente deja de necesitar cambios de gafas o lentillas por aumento en la graduación, de nuevo estos pacientes pueden hacer sus revisiones Oftalmológicas cada año.

  • ¿Hay forma de parar la miopía en su evolución?

    No hay un método que consiga detener de forma absoluta y radical la miopía, pero el tratamiento con  Atropina diluida ha demostrado ser el único tratamiento Oftalmológico eficaz en detener la progresión de la miopía en pacientes en desarrollo. Es un tratamiento médico que debe ser supervisado por su Oftalmólogo de confianza.