Ojo seco

Confía en VISIÓON para descubrir una nueva forma de ver las cosas. Los mejores oftalmólogos y la tecnología al servicio de tus ojos.

El ojo seco es una enfermedad crónica multifactorial que afecta a la superficie ocular y produce molestias y problemas visuales. En algunos casos también hay lesiones en la córnea y la conjuntiva.  

El ojo seco es uno de los principales motivos de consulta y tiene un impacto muy importante en la calidad de vida del paciente. El ojo seco no consiste en no tener lágrimas, es un proceso mucho más complejo que exige un diagnóstico y tratamiento personalizados.

Causas del ojo seco.

  • ᐈ Sexo: Es más frecuente en mujeres por el efecto protector de los andrógenos
  • Edad avanzada
  • ᐈ Uso de lentes de contacto
  • Consumo de fármacos antidepresivos y antihistamínicos 
  • Tratamiento con quimioterapia o radioterapia
  • Factores ambientales (aire acondicionado, calefacción, ambientes secos o muy contaminados…)
  • Déficit alimentario: déficit de vitamina A
  • ᐈ Enfermedades autoinmunes (artritis reumatoide, síndrome de Sjögren, fibromialgia…)

Tipos de ojo seco.

Ojo seco Acuodeficiente: debido a la disminución de la producción de lágrima, generalmente del componente acuoso. Los casos más severos se asocian al síndrome de Sjögren.

Ojo seco Evaporativo: debido a una evaporación rápida de la lágrima al carecer del componente lípido. Es la causa más frecuente de ojo seco y esta causado principalmente por la disfunción de las glándulas de Meibomio.

Los síntomas más habituales del ojo seco son la sensación de cuerpo extraño, ojo rojo, picor/ escozor, cansancio ocular, irritación, lagrimeo, fotofobia, visión borrosa… 

Disponemos de pruebas diagnósticas que miden la cantidad y calidad de la lágrima, así como el estado de las glándulas de Meibomio.

Además de las lágrimas artificiales (preferiblemente de ácido hialurónico y sin conservantes) y de las pomadas lubricantes existen tratamientos en consulta que ofrecemos en el Área de Ojo Seco como pueden ser los tapones de vía lagrimal, la micro exfoliación del borde palpebral (Blephex) , tratamientos para mejorar la funcionalidad de las glándulas de Meibomio (LipiFlow), colocación de lentes de contacto…

Todo esto sin olvidar medicamentos antibióticos, antiinflamatorios, inmunomoduladores, sueros biológicos que también juegan un papel fundamental en el control de síntomas del paciente con ojo seco.

Tratamiento del Ojo Seco

El ojo seco es una enfermedad oftalmológica grave y muy limitante, por su cronicidad y continuidad en los síntomas, además como suele aparecer en la mediana edad, la duración de la enfermedad es muy alta, provocando gran frustración e impotencia en los pacientes afectados con ojo seco.

Técnicas Lipiflow y Lipiview

Hasta ahora, el tratamiento del ojo seco ha sido “paliativo”, se ha limitado a intentar paliar los síntomas oftalmológicos mediante el uso de lágrimas artificiales y tratamientos encaminados a eliminar la inflamación subclínica generada en el ojo por la ausencia de la lágrima y el tratamiento del parpado.

Ahora contamos en nuestra clínica oftalmológica con una nueva arma terapeútica contra el ojo seco que está llamada a revolucionar esta enfermedad mejorando de forma muy significativa la calidad de vida de los pacientes con ojo seco.

Lipiview es una nueva tecnología de diagnóstico oftalmológico que se centra en el análisis de la lágrima en su composición, y en el análisis de la afectación del ojo por la sequedad ocular.

Lipiflow es una tecnología para el tratamiento oftalmológico del ojo seco, por la vía de la mejora en el síndrome de disfunción de glándulas de Meibomio, una de las principales responsables del ojo seco.

Somos la primera Clínica Oftalmológica de Andalucía  que tiene disponible esta tecnología a disposición de sus pacientes.

Técnica Lipiview

Lipiview es un procedimiento oftalmológico no invasivo que obtiene mediante interferometría computerizada una imagen digital del estado de afectación de la superficie ocular por el ojo seco, analizando en primer lugar la capa lipídica de la lágrima del paciente en calidad, cantidad, y uniformidad, tiempo de ruptura lagrimal y calidad de la lágrima. Con toda esta información el Oftalmólogo es capaz de llegar a un diagnóstico exacto que facilite el tratamiento dirigido del ojo seco.

Es un procedimiento muy rápido e indoloro, que no precisa de anestesia alguna y en el que el paciente solo debe mirar a un punto fijo, obteniendo de este modo información vital para el tratamiento de su enfermedad.

Pulsación térmica (LipiFlow)

Lipiflow es una herramienta terapéutica muy eficaz para el tratamiento del ojo seco, en un porcentaje muy alto los pacientes que padecen ojo seco tienen asimismo una disfunción de las glándulas de Meibomio, que es una enfermedad que afecta a las glándulas de Meibomio, que son las responsables de aportar la capa lipídica a la lágrima. Cuando estas glándulas se obstruyen son las responsables del ojo seco, porque el paciente tendrá una lágrima “menos hidratante” y que se evaporará antes.

Lipiflow realiza un masaje con calor en el borde del párpado, produce que las glándulas de Meibomio comiencen de nuevo a poder segregar la capa lipídica adecuada a la lágrima, produciendo de este modo un ojo más hidratado y sano.

Lipiflow es un tratamiento no invasivo basado en pulsos termales en la zona palpebral que se realiza sin anestesia pues es indoloro, se realiza en unos quince minutos y ha demostrado una eficacia estadísticamente significativa de mejoría en los síntomas de ojo seco en múltiples ensayos clínicos Oftalmológicos.

Lipiflow es un tratamiento Oftalmológico que  se realiza en consulta, no precisa de medicación para su administración y respeta la delicada superficie del ojo

Luz Pulsada Intensa (IPL)

La luz pulsada, conocida como IPL es un tratamiento innovador, efectivo y duradero para combatir el ojo seco y la blefaritis.

Es una técnica no invasiva e indolora y se utiliza en casos de ojos seco en el contexto de blefaritis crónica, rosácea y demás alteraciones que originen una disfunción de las glándulas de Meibomio. Estas glándulas son las encargadas de aportar grasa a la lágrima para que no se evapore y mantenga el ojo hidratado.

La luz pulsada ayuda a estimular la circulación y actúa sobre las terminaciones nerviosas a fin de controlar la producción y secreción de grasas mejorando la calidad visual del paciente con excelentes resultados.

¿Cómo es una sesión de IPL?

Un ciclo de tratamiento IPL se realiza en 4 sesiones, durante 2-4 semanas.

Una sesión de IPL dura como tal 2-3 minutos. En ella el profesional aplica 5 impactos de láser en la zona periocular inferior .
Es un procedimiento indoloro, de forma que el paciente solo nota un destello lumínico intenso y de duración inferior a 1 segundo.
Para mejorar la eficacia del tratamiento , aplicamos una sesión de 15 minutos con Luz Modulada (LLLT) . este proceso consiste solamente en aplicar calor en mediante una máscara especialmente diseñada para este fin.

Ojo seco y tapones lagrimales

Existen muchos tipos de ojo seco, entre los tipos de ojo seco está el hiposecretor, que consiste en que la glándula lagrimal tiene una secreción de lágrima por debajo de la normalidad, por lo tanto el paciente no tiene la suficiente lágrima para hidratar el ojo, sufriendo de este modo un ojo seco muy molesto con síntomas oftalmológicos como la sensación de cuerpo extraño, cansancio ocular, fotofobia, escozor…

Existe un tratamiento oftalmológico específico para estos casos de ojo seco, y son la inserción en el punto lagrimal de un tapón lagrimal, que pueden ser permanentes o temporales. El mecanismo de funcionamiento de estos dispositivos Oftalmológicos es muy sencillo, impiden el paso de la lágrima hacia el sistema de drenaje lagrimal del ojo, haciendo que la lágrima del paciente, que en estos casos es muy escasa, permanezca en el ojo el máximo tiempo posible.

El implante de tapones lagrimales es muy sencillo y lo realizamos en consulta bajo anestesia tópica (en gotas), es indoloro y se realiza en unos 5 minutos. Si no hay incidencias el tapón permanece en el lagrimal para siempre, pues no se deteriora y el efecto sobre la lágrima del paciente es definitivo.

Además, el uso de tapones lagrimales en nuestra clínica oftalmológica puede combinarse con otros tratamientos para ojo seco como Lipiflow, Blephex o tratamiento médico.