Cirugía desprendimiento de retina

Confía en VISIÓON para descubrir una nueva forma de ver las cosas. Los mejores oftalmólogos y la tecnología al servicio de tus ojos.

El tratamiento de un desprendimiento de retina debe ser realizado sin demora ya que el pronóstico visual de los pacientes depende del tiempo que la retina haya pasado desprendida.

Existen varios tipos de cirugía para el desprendimiento de retina:

La vitrectomía es una intervención intraocular que libera la retina de tracciones vítreas, consigue aspirar el líquido subretiniano y el planchado de la retina para luego aplicar un tratamiento con láser alrededor de los agujeros o desgarros retinianos producidos en el desprendimiento. Por último se introduce en el ojo un agente tamponador que facilita a la retina la re aplicación.

En la cirugía extraescleral o mediante indentación se intenta la reaplicación de la retina indentando la capa subyacente a la misma, acercando la coroides a la retina para posteriormente drenar en algunos casos el líquido subretiniano y proceder a la aplicación de láser o criopexia sellando los desgarros o agujeros retinianos. La cirugía escleral y la vitrectomía pueden ser combinadas en desprendimientos de gravedad.

En casos de desprendimiento de retina en los que aún no ha pasado líquido bajo esta o la cantidad de líquido es pequeña podemos aplicar un tratamiento no quirúrgico, el láser Argón sobre la retina. El láser busca sellar la retina que rodea al agujero o desgarro para evitar la aparición del desprendimiento, por eso es tan importante acudir al Oftalmólogo cuando el paciente comienza a percibir las moscas volantes o manchas negras en  la visión. 

Tras una cirugía de desprendimiento de retina la recuperación visual suele ser lenta, hasta 6 meses de recuperación visual y precisa de entre un mes y dos de posicionamiento para que el tamponador cumpla su función. Además es importante que el paciente siga un régimen de reposo relativo, evitando esfuerzos y movimientos bruscos.

La cirugía del desprendimiento de retina suele precisar entre 1 y 2 horas de intervención y solemos realizar mediante anestesia local, con o sin sedación, dependiendo de cada paciente y su estado de salud general.