El síndrome del ojo seco cada vez es más común entre niños y jóvenes

El ojo seco aparece en niños y jóvenes cuando interactuan con sus videoconsolas, ordenadores o móviles durante horas. De manera inconsciente dejan de parpadear y la glándula lagrimal no segrega suficiente lágrima para mantener el ojo lubricado adecuadamente.

El establecimiento y consolidación de la llamada sociedad del bienestar y de la era digital por una parte y el aumento de la esperanza de vida de la población española, por otra, están provocando que cada vez tengamos un mayor abanico de edades en la consulta de oftalmología

El aumento de la edad media de la población española y su desequilibrio en la pirámide poblacional está produciendo que cada vez vivamos más años y que lo queramos hacer con la calidad de vida más aceptable.

Así la operación de cataratas se ha convertido en una intervención cotidiana y que ofrece unos estupendos resultados en el 95% de los casos.

También se ha avanzado mucho en tres enfermedades muy preocupantes para los oftalmólogos como son el glaucoma, la retinopatía diabética y la degeneración macular asociada a la edad.

Cada vez son enfermedades más controlables gracias a que estamos consiguiendo que se diagnostiquen mejor y se puede tratar al paciente más precozmente.

Pero, si cada vez tenemos pacientes de mayor edad, también estamos viviendo el lado contrario. Se está produciendo un aumento de casos del síndrome de ojo seco entre niños y jóvenes.

Esto es debido a que vivimos en una sociedad conectada al mundo online con total dependencia de teléfonos móviles, tablets y pantallas retroiluminadas. Este contacto visual con tanto dispositivo ha provocado que los niños y jóvenes españoles estén presentando ya una patología más propia de adultos cómo es el ojo seco.

Recordemos que el ojo seco aparece cuando se produce una alteración en la superficie de la córnea y la conjuntiva por falta de lágrima. Debido a la ausencia de la lágrima, la superficie del ojo no está bien lubricada, lo que puede dar origen a molestias oculares, problemas visuales y lesiones en la córnea y la conjuntiva.

El ojo seco aparece en niños y jóvenes cuando interactuan con sus videoconsolas, ordenadores o móviles durante horas. De manera inconsciente dejan de parpadear y la glándula lagrimal no segrega suficiente lágrima para mantener el ojo lubricado adecuadamente.

A esto se le añade que normalmente los niños pasan la mayoría de estas horas conectados a internet en el interior de sus hogares, con la calefacción en invierno o el aire acondicionado en verano y con poca humedad en el ambiente.

Por otra parte, esta gran cantidad de horas que pasamos delante de una pantalla jugando, estudiando o en momentos de ocio y siempre bajo techo, sin contacto con el aire libre, ha repercutido en el aumento de la miopía hasta ya ser considerado una epidemia.

Afortunadamente las nuevas tecnologías, pero esta vez aplicadas a la oftalmología, nos permiten operar mediante cirugía láser la gran mayoría de los defectos refractivos permitiendo a estas nuevas generaciones vivir una vida con mayor calidad de vida al desprenderse de la incomodidad de las gafas y lentillas.

El síndrome del ojo seco cada vez es más común entre niños y jóvenes
¿Nos das una estrella?