Semana Santa en la montaña: Sigue estos consejos oftalmológicos

Durante estos meses, los rayos solares son igual de nocivos que durante el resto del año e incluso llegan con una inclinación muy peligrosa al incidir directamente sobre los ojos.

Es una constante en las clínicas oftalmológicas, las quemaduras corneales y hemorragias retinianas entre esquiadores. La mayoría de los casos es por la ausencia de gafas solares o el uso de unas gafas de protección solar inadecuadas para la montaña.

Durante estos meses, los rayos solares son igual de nocivos que durante el resto del año e incluso llegan con una inclinación muy peligrosa al incidir directamente sobre los ojos. En la montaña, se une el sol al frío y al aire más gélido, que provoca el lagrimeo y sequedad en los ojos.

Aunque estemos en primavera, en estas cotas las temperaturas son mucho más bajas y no debemos confiarnos. Si estos días decidimos pasar algunas horas al día en la montaña o en estaciones de esquí, tenemos que pensar que la radiación ultravioleta es mucho más intensa en lugares nevados por la reflexión de los rayos sobre la nieve.

Por todo ello, la mejor recomendación posible es elegir siempre unas gafas de sol diseñadas específicamente para los deportes de invierno y que puedan absorber un gran porcentaje de radiación UV.

Es una muy mala idea acceder a la montaña o la pista de esquí con unas gafas diseñadas para la playa o para un entorno urbano y podemos hablar de auténtica burrada si hemos adquirido las gafas en una tienda de todo a 100 sin las certificaciones necesarias, es decir, que cumplan con las normas ISO relevantes para protección y el marcado CE, lo que demuestra que cumplen con las normas de seguridad europeas.

La nieve puede reflejar hasta un 80% más de luz que otras superficies, por lo que es vital que cuidemos nuestros ojos ante unos rayos solares que pueden dañar las estructuras del ojo y provocar graves alteraciones como las cataratas, degeneración macular o queratitis.

Es muy importante la prevención, por lo que es aconsejable realizarse una revisión oftalmológica previa para descartar cualquier patología y asesorarse sobre la mejor protección ocular según el tipo de actividad que se va a desarrollar en la montaña, nuestro color de ojos y sensibilidad a la luz.

Consejos a la hora de comprar unas gafas de sol

Adquiera las gafas en un centro de confianza.

Las gafas deben poder bloquear la práctica totalidad de los rayos UV y no deben tener resquicios que permitan el paso de los rayos solares protegiendo también las sienes. Deben adaptarse firmemente a nuestra cara y no deben caerse incluso realizando movimientos bruscos.

Lentes de categoría 4 que bloquean hasta el 97% de los rayos UV. Es una escala de categorías de lente regulada por la UE y es el estándar de protección solar. El nivel 4 es el que más protege en condiciones soleadas.

¿Máscara o gafas?

Ambos sistemas tienes sus ventajas y desventajas. Las máscaras protegen mucho mejor contra los impactos en el ojo al tener una superficie mucho mayor y al estar fabricadas con policarbonatos que no se rompen en impactos fuertes.

Su punto negativo es que ofrecen una menor visión periférica. Aunque este problema se subsana con una máscara con lentes esféricas.

Semana Santa en la montaña: Sigue estos consejos oftalmológicos
5 (100%) 1 vote