Llegan las vacaciones, revisa tu vista si vas a ponerte al volante este verano

Muy pocos de los que emprenden las vacaciones y aunque realicen viajes en coche extremadamente largos, acuden a un oftalmólogo para asegurarse de que su visión se encuentra en las condiciones óptimas. Y especialmente cuando utilizamos medias correctivas para algún defecto refractivo, hemos tenido algún problema visual en el pasado o hemos superado la barrera de los 45 años.

Se acercan las vacaciones de verano y algunos privilegiados las comienzan incluso esta semana.

Seguro que ya tenemos mirado el destino, comprado los bañadores y las cremas solares. Pero, ¿realmente tenemos todo preparado?

Los más previsores habrán llevado el coche al taller para una puesta a punto, tendrán el coche limpio y con las ruedas hinchadas con la presión adecuada para los meses de verano. Y sin embargo tampoco estaremos preparados del todo.

Más previsores aún muchos habrán contratado un seguro de cancelación, un seguro médico extra o habrán ampliado los gigas contratados con su empresa de telefonía.

Pero aun así no estaremos realmente preparados. Y la razón es que muy pocos de los que emprenden las vacaciones y aunque realicen viajes en coche extremadamente largos, acuden a un oftalmólogo para asegurarse de que su visión se encuentra en las condiciones óptimas. Y especialmente cuando utilizamos medias correctivas para algún defecto refractivo, hemos tenido algún problema visual en el pasado o hemos superado la barrera de los 45 años.

Las estadísticas nos indican que cerca de la mitad de los conductores no ha revisado su visión en el último año. Todavía peor, cerca de 600.000 españoles se ponen al volante con una agudeza inferior a lo que es obligatorio por la Ley (0,5). Y no nos olvidemos de que hasta 7 millones de españoles que habitualmente conducen, tienen por lo menos, una deficiencia visual que afecta a la conducción.

Si vas a conducir, no pongas en peligro la seguridad de los tuyos y asegúrate de que tu visión se encuentra en la mejor de las condiciones.

Una vista en perfectas condiciones es el primero de los pasos, pero también debemos cuidar todos los aspectos referentes a la visión mientras estamos conduciendo. Hay factores ambientales que pueden incidir de manera directa en la visión del conductor, incrementando el riesgo de accidentes de tráfico.

Nos referimos a factores como la baja luminosidad por factores atmosféricos, el deslumbramiento o conducir por la noche.

Cuando hablamos de deslumbramiento nos referimos al producido por la luz de los otros vehículos durante la conducción nocturna y al provocado por el sol durante el día.

Para evitar el deslumbramiento por la radiación solar, especialmente frecuente en los meses de verano y más si viajamos conduciendo con el sol de frente al amanecer y al atardecer.

Uso de gafas de sol

Una buena solución es el uso de gafas de sol. Las gafas pueden atenuar y evitar los efectos de la radiación. Muchos conductores experimentan incluso una pérdida temporal de visión cuando el sol incide directamente sobre el capó de otros vehículos.

Un problema con una solución tan sencilla como unas gafas de sol, pero por desgracia solo la mitad de los conductores conducen en situaciones de fuerte luz solar con gafas de sol y un 10% de los conductores nunca ha conducido con gafas de sol.

Unas gafas de sol homologada adquirida en un establecimiento de confianza nos salvará de muchos aprietos.

Extrema la precaución si tienes vista cansada

En casos de conductores con presbicia o vista cansada debemos extremar la precaución. La vista cansada aparece a partir de los 40 años de manera fisiológica o natural ocasionando la necesidad de utilizar gafas para el trabajo cercano como puede ser la lectura o la escritura entre otras actividades cotidianas, como el conducir.

Al conducir solemos cambiar constantemente el enfoque de nuestra mirada de la carretera al cuadro de mandos, el espejo retrovisor… por lo que debemos asegurarnos que somos capaces de ver con total claridad todos estos indicadores.

Y si conduces de noche.

Y si conduces de noche recuerda que la falta de luz reduce nuestra agudeza visual hasta en un 70%, altera nuestra percepción de los colores y limita nuestro campo visual. 4 de cada 10 accidentes se producen por eso la importancia de que nuestro coche ilumine correctamente hasta 100 metros con las luces largas y 40 metros con las de cruce y tengamos la suficiente capacidad visual para conducir en estas circunstancias de baja luminosidad.

A la falta de luz se le suman los deslumbramientos de otros coches por lo que las personas de más edad o con algún problema visual de importancia deben extremar aún más si cabe la precaución durante la conducción nocturna.

Llegan las vacaciones, revisa tu vista si vas a ponerte al volante este verano
5 (100%) 3 votes