Revisa la vista de tus hijos y prepara su vuelta al cole

13 DE septiembre, 2017

Después de los meses de verano y con la llegada de la vuelta al cole y de la rutina diaria es un buen momento para revisar la visión de los pequeños de la casa.
Así podremos descartar que el niño no tenga ningún problema visual que dificulte su aprendizaje y su adaptación al ritmo diario de la clase.

Después de los meses de verano y con la llegada de la vuelta al cole y de la rutina diaria es un buen momento para revisar la visión de los pequeños de la casa.

Así podremos descartar que el niño no tenga ningún problema visual que dificulte su aprendizaje y su adaptación al ritmo diario de la clase.

La salud ocular no es un tema menor en el desarrollo escolar y en muchos casos guarda una relación directa. Un problema visual puede convertir a nuestro hijo en un mal estudiante. Por eso debemos descartar mediante una revisión oftalmológica cualquier problema que pueda comprometer el rendimiento del niño durante el año escolar.

Debemos recordar que cuando nacemos nuestro sistema visual aún no está desarrollado del todo y que necesita de unos años de maduración durante la infancia hasta alcanzar el pleno rendimiento.

[dt_quote type=”blockquote” font_size=”big” animation=”none” background=”plain”]

Durante los primeros 5 a 6 años de vida del niño su agudeza visual se va perfeccionando hasta alcanzar el 100% de la agudeza sobre los 8 años de edad.[/dt_quote]

Estos años de madurez visual son cruciales para el correcto desarrollo de la visión de nuestros hijos. Por eso los padres debemos extremar las precauciones y mantener un exhaustivo seguimiento sobre la vista de nuestros hijos para detectar cualquier posible anomalía.

La infancia es un momento crucial para el desarrollo visual del niño y las revisiones son vitales para detectar cualquier problema, nuestros hijos perciben cerca del 90% de la información de su entorno por la visión, un dato que ejemplifica la importancia de una buena agudeza visual para los pequeños. Una detección precoz nos permitirá realizar el tratamiento más eficaz y con las mayores garantías.

Principales problemas oculares en los más pequeños.

  • Problemas refractivos como la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo son las tres afecciones más comunes y pueden aparecer desde la infancia. Es el típico caso de un niño que le cuesta ver la pizarra con claridad y presenta una visión desenfocada y sin nitidez.
  • El estrabismo, que es la desviación anormal de uno o ambos ojos en alguna de las posiciones de la mirada. Produce una alteración de la visión binocular al llegar al cerebro dos imágenes distintas. En los casos de estrabismo congénito aparece durante los primeros meses de vida del pequeño aunque también puede darse en años posteriores.
    Las revisiones oftalmológicas son muy importantes especialmente en esta afección ya que el niño puede presentar pequeñas desviaciones que pasen desapercibidas y sólo se detecta si se somete al niño a una revisión oftalmológica
  • El ojo vago o ambliopía infantil, se produce cuando se encuentra en el niño una disminución de la agudeza visual debida a diferentes causas. Es una de las afecciones oculares típicas de la infancia y si no se detecta durante esta etapa se corre el peligro de que prolongue el problema durante toda la edad adulta. El ojo vago se produce al utilizar menos un ojo que el otro por culpa de un problema visual como el estrabismo o una alteración refractiva. Un caso típico es la anisometropía, cuando el niño tiene una importante diferencia de graduación entre un ojo y el otro por lo que hay un ojo dominante.

Por todo lo visto, aprovechar la vuelta al cole es el momento perfecto para acudir a un oftalmólogo en Granada que revise al niño y descarte cualquier problema ocular. Feliz año escolar.

Revisa la vista de tus hijos y prepara su vuelta al cole
¿Nos das una estrella?