Qué pasa si dormimos toda la noche con las lentillas puestas

Probablemente las hayas llevado puestas durante muchas horas sin dejar descansar a los ojos, las has guardado en agua al quedarte sin líquido de lentillas o las hayas llevado puestas en lugares nada aconsejables por el alto riesgo de infección como en piscinas públicas.

Un problema muy común si usas lentes de contacto

Si llevas habitualmente lentillas seguro que en más de una ocasión has cometido alguna imprudencia con ellas.

Probablemente las hayas llevado puestas durante muchas horas sin dejar descansar a los ojos, las has guardado en agua al quedarte sin líquido de lentillas o las hayas llevado puestas en lugares nada aconsejables por el alto riesgo de infección como en piscinas públicas.

Pero el clásico entre los clásicos de los que aún utilizáis lentillas, es dormir con las lentillas puestas. Es bastante normal quedarse dormido en el sofá mientras ves una película, por un despiste o simplemente llegar tan cansado después de un largo día o una larga noche y simplemente nos olvidamos de quitarnos las lentillas.

Consecuencias de dormir con las lentillas puestas

Una de las consecuencias más comunes es que la lentilla termine hecha una pelota que nos cause molestias de mayor o menor intensidad. En otras ocasiones nos levantaremos con sensación de escozor, enrojecimiento, irritación, picor y elevada sequedad ocular.

En los casos más graves incluso la lentilla puede ocasionar daños en la superficie ocular o producirnos alguna infección corneal o conjuntivitis.

¿Por qué no debemos dormir con las lentillas puestas?

La respuesta es muy sencilla, las lentillas se colocan sobre la parte más externa de nuestro ojo, la córnea.

La córnea consigue el oxígeno del exterior y de las lágrimas, por lo que la lentilla impide la llegada del oxígeno a la córnea y su uso prolongado termina por deshidratarla.

Y cuando dormimos, con el ojo cerrado se reduce aún más la llegada de oxígeno a la córnea. Con el ojo cerrado, sin oxigenación alguna, la lentilla es un entorno perfecto para la proliferación de las bacterias.

Después de un uso diario de las lentillas que han estado en contacto con el polvo, la contaminación, alérgenos, microorganismos… si dormimos con las lentillas puestas lo convertimos en un caldo de cultivo idóneo para las bacterias.

Dependiendo de las horas que hayas pasado durmiendo con las lentillas puestas, si son blandas o duras, las horas de uso anterior, si te has frotado los ojos inconscientemente… las consecuencias y síntomas pueden variar.

En algunos casos las lentillas blandas de un solo uso se habrán doblado hasta convertirse en una pelotita que en muchas ocasiones ni encontremos, no es raro el caso de pacientes que han llevado así sus lentillas incluso durante días.

En otros caso, más normal con las lentillas duras, tendrás las lentillas tan pegadas que no se despegarán de forma fácil.

¿Cómo lo solucionamos?

En cualquier caso debemos actuar con calma y aplicar la solución hidratante en los ojos para que las lentes de contacto se vuelvan a hidratar. Una vez nos las quitemos debemos utilizar lágrimas artificiales para que nuestros ojos se recuperen del trauma y no volver a ponerte lentillas durante un tiempo.

Si no consigues quitarte las lentillas o el picor y escozor dura horas después lo más aconsejable es que acudas a un oftalmólogo con urgencia para que pueda evaluar los daños ocasionados por las lentillas.

Y recuerda que si quieres olvidarte de estas molestias, de poder vivir para siempre con la libertad de no tener que llevar lentillas y gafas es mucho más seguro, económico y fiable de lo que crees.

Qué pasa si dormimos toda la noche con las lentillas puestas
5 (100%) 4 votes