GRADUACIÓN ÓPTICA

Una de las pruebas diagnósticas más frecuentes e importantes que realizamos en nuestra clínica oftalmológica es la graduación óptica, mediante ella determinamos la existencia o no de defectos refractivos como son la miopía, hipermetropía o astigmatismo y la cantidad de dioptrías de cada uno.

Algunos pacientes acuden al oftalmólogo porque no ven bien, no consiguen una correcta agudeza visual y en primer lugar debemos realizar una correcta graduación óptica, en ocasiones basta con una refracción subjetiva, pero en muchos casos es preciso una graduación bajo cicloplejía, paralizando el músculo ciliar responsable de la acomodación ocular, es muy importante utilizar la cicloplejía en casos como hipermétropes, niños con mala agudeza visual, estrabismo o miopes jóvenes, también es imprescindible en pacientes con síntomas de astenopia como la cefalea, o cansancio ocular.

La graduación óptica se realiza en minutos, sin dolor y en pacientes con defectos de graduación conocidos como pueden ser la miopía, la hipermetropía, astigmatismo o vista cansada/ presbicia es aconsejable realizarla una vez al año.

graduar-vista-granada