El ingenio humano siempre ha buscado soluciones para superar sus problemas de visión

Las gafas, las lentes de contacto, y la cirugía refractiva láser significaron grandes avances oftalmológicos en su tiempo y fueron la respuesta de la tecnología a un problema que durante siglos afectó a generaciones de seres humanos.

A lo largo de la historia, el ingenio humano ha buscado diferentes soluciones para superar los problemas más comunes en su visión.

Las gafas, las lentes de contacto, y la cirugía refractiva láser significaron grandes avances oftalmológicos en su tiempo y fueron la respuesta de la tecnología a un problema que durante siglos afectó a generaciones de seres humanos.

Las gafas aparecieron en el siglo XIII y desde entonces han gozado de gran popularidad por ser un método rápido y flexible para corregir los errores de refracción más comunes.

Las gafas pueden corregir la miopía, pero dependiendo del grado del problema pueden resultar incómodas y antiestéticas. Y en momentos de ocio como con la práctica de algún deporte no son la mejor solución.

Las gafas también se utilizan a menudo como un tratamiento para la hipermetropía. Aunque es una solución temporal, en algunos casos no es conveniente si se cansa la vista o por motivos laborales.

En casos de vista cansada o presbicia las gafas fueron una buena solución en su momento gracias a las lentes bifocales con distancia focal variable.

El inconveniente es en algunos casos el elevado precio de las lentes necesarias ya que se necesitan unas lentes muy avanzadas para abordar plenamente los problemas causados por la presbicia.

En los últimos años, las gafas han pasado de ser un aparato médico a un complemento de moda, debido a los resultados permanentes de la cirugía refractiva láser que permite liberarse de la obligatoriedad del uso de las gafas.

Muchos siglos después de las gafas llegaron las lentillas para revolucionar el mercado. Hemos pasado de las primeras e incómodas lentes de contacto hechas de vidrio a las más modernas de silicona e hidrogel.

Las lentillas son usadas a diario por millones de personas en todo el mundo para corregir los errores de refracción en una escala similar a la de las gafas.

Los lentes de contacto proporcionan una solución para poder realizar actividades y actividades sin el engorro de las gafas. Al igual que en el caso de las gafas  son una gran solución temporal pero tienen el inconveniente que un mal cuidado e higiene pueden causar irritación y dar lugar a infecciones

Igualmente son una gran solución temporal pero tienen el inconveniente que un mal cuidado e higiene pueden causar irritación y dar lugar a infecciones

Para aquellas personas que no quieren llevar gafas para no admitir que se están haciendo mayores, las lentes de contacto bifocales pueden ser una gran solución.

Pero en este caso hay que considerar que estas personas necesitarán más tiempo para adaptarse a las lentillas y puede no funcionar tan bien como se esperaba, sobre todo en condiciones climáticas adversas o al hacer ejercicio.

En comparación con las otras formas de corrección de la visión, la cirugía ocular con láser está en su infancia ya que fue a finales del siglo pasado cuando llegó a Europa.

Hoy en día, la cirugía ocular con láser es una intervención totalmente segura y con una amplia gama de tratamientos capaces de corregir una gran variedad de casos. Más y más gente cada año decide someterse a la cirugía láser ocular y vivir una vida libre de gafas y lentillas.

La cirugía ocular con láser ofrece una solución permanente a las personas miopes. Existen varias técnicas que de forma eficaz, rápida y segura consiguen la remodelación de la córnea, cambiando la trayectoria de la luz refractada.

Los pacientes con hipermetropía generalmente son los mejores candidatos para someterse a la cirugía ocular con láser. No sólo los pacientes ven grandes mejoras en su visión si no que a medida que la afección está asociada con una gran frustración y estrés, también ven un aumento sustancial en su calidad de vida.

Existen técnicas específicas para el tratamiento de los efectos de la presbicia ajustando las necesidades de cada ojo y consiguiendo que el cerebro se adapte y ponga las dos imágenes juntas obteniendo una imagen clara, tanto a distancia como de cerca.

Gafas, lentillas o cirugía láser, estas soluciones han tenido su momento en la historia y tienen sus puntos fuertes y débiles.

Pero cuando se trata de soluciones a largo plazo, mejorar la calidad de vida y ver más claro que nunca antes, uno de estos tratamientos destaca ampliamente por encima del resto.

El ingenio humano siempre ha buscado soluciones para superar sus problemas de visión
5 (100%) 2 votes