Prepara tus ojos para la llegada del buen tiempo

Con la llegada de la primavera, el buen tiempo, más horas de luz y más días libres, hacemos mucha más vida en el exterior y al aire libre. Esta circunstancia hace que nuestros ojos estén mucho más expuestos y tenemos que tomar precauciones.

Con la llegada de la primavera, el buen tiempo, más horas de luz y más días libres, hacemos mucha más vida en el exterior y al aire libre.

Las alergias primaverales

Esta circunstancia hace que nuestros ojos estén mucho más expuestos a sustancias que causan alergias, especialmente el polen los días calurosos, ventosos y secos en los que los niveles de polen en el ambiente se disparan.

Pero no solo debemos echar todas las culpas al polen. El moho, la caspa animal, el humo del tabaco o el polvo también pueden producir que nuestro organismo libere una sustancia llamada histamina, responsable de la inflamación de los vasos de la conjuntiva.

Esta sustancia es culpable del enrojecimiento, picor y lagrimeo, así como de las secreciones viscosas o la hinchazón de los párpados.

Ante los primeros síntomas de estas molestias la mejor prevención es la revisión oftalmológica. Así un profesional oftalmólogo podrá determinar si necesitaremos usar antihistamínicos tópicos, sistémicos o incluso corticoides. Nunca debemos optar por la automedicación que puede ser más perjudicial que positiva.

El deporte al aire libre

Y con el buen tiempo también se multiplica la práctica deportiva al aire libre. Y con una particularidad añadida, cómo no estamos todavía en los meses de verano nos confiamos y no se toman las necesarias precauciones ante los efectos nocivos de los rayos solares.

Un poco de luz solar es beneficioso para nuestro organismo siempre que se controle el tiempo y el grado de exposición. Pero las radiaciones ultravioleta que forman parte del espectro de la luz solar pueden ser muy negativas para nuestros ojos.

Es tal el poder nocivo de los rayos solares que una sobrexposición puede producirnos lesiones de suma importancia en la conjuntiva, la córnea o en la retina entre otras estructuras internas.

Si vamos a practicar un deporte al aire libre la mejor opción es utilizar gafas con filtros especiales para radiaciones ultravioleta y así evitaremos cualquier lesión ocular producida por una sobreexposición a la luz solar.

Eso sí, no vale cualquier gafa, se necesitan unas gafas de cierta calidad y que nos aseguren que filtran el 90 al 100% de las radiaciones ultravioleta A y B.

Consejos para disfrutar al aire libre:

  • Usar visera. Se ha calculado que hasta un 50% de la radiación solar que llega a nuestros ojos lo hace colándose por el espacio que separa las gafas de nuestra cara. Una visera es la mejor solución para evitar la incidencia vertical de los rayos solares.
  • No mirar al sol directamente. Aunque parece algo obvio se debe recordar. Aunque llevemos gafas con un buen filtro solar, no debemos mirar directamente al sol o podemos lesionar la mácula de forma irreversible.
  • Consulta con tu oftalmólogo si estás siguiendo una medicación. Ciertos tratamientos con principios activos como las tetraciclinas, doxiciclinas, alopurinol, clorpromacina entre otros fármacos, hacen que se incremente la sensibilidad de los ojos y necesitemos extremar las medidas de precaución.
  • Al igual que debemos consultar con nuestro oftalmólogo las medidas a tomar al aire libre si padecemos alguna enfermedad ocular que se relacione con la radiación ultravioleta, como determinadas patologías retinianas o pterigion.

El sentido común, la prevención y la consulta a nuestro oftalmólogo ante cualquier duda son las sencillas reglas para disfrutar del buen tiempo primaveral.

Prepara tus ojos para la llegada del buen tiempo
5 (100%) 1 vote