Oftalmología Infantil en Granada

El equipo de oftalmólogos de la clínica VISIÓON en Granada cuenta con una amplia experiencia para tratar toda clase de enfermedades oftalmológicas desde las más frecuentes a las más complejas.

La salud visual de los niños

La salud visual de los niños debe ser una prioridad, hay problemas oculares que se desarrollan en la infancia y dejan secuelas para toda la vida.

Una buena prevención Oftalmológica junto a un buen diagnóstico son la base para una correcta función visual a lo largo de todo el desarrollo de los niños.

La Oftalmología infantil en el niño sano debe comenzar sobre los dos años, para detectar posibles problemas oftalmológicos como el ojo vago o la ambliopía o el estrabismo, o alteraciones anatómicas que dificulten la visión.

Ya desde el nacimiento y por parte de los pediatras se comienza la detección o el despistaje de posibles problemas oftalmológicos como las cataratas congénitas, el glaucoma congénito o el estrabismo congénito. Por supuesto, si hay alguna duda o algún diagnóstico de sospecha se debe acudir a un Oftalmólogo para un correcto diagnóstico y tratamiento.

A partir de los 2-3 años se debe comenzar a realizar exámenes Oftalmológicos para detectar defectos de refracción como la miopía, hipermetropía o el astigmatismo, que pueden ser causantes de problemas en la visión o de bajos rendimientos en el colegio.

¿Cómo saber si tu hijo tiene miopía o problemas de visión?

Es muy difícil que un niño sea consciente de que tiene problemas visuales como la miopía, hipermetropía, astigmatismo, ojo vago o estrabismo. Cuando un niño tiene un problema visual, normalmente lo desarrolla de forma progresiva, y los niños, al tener una gran capacidad de adaptación, normalmente no se dan cuenta, no dando quejas de ello a sus padres hasta que el problema es ya importante, afectando mucho a su vida cotidiana. De ahí la gran importancia de las revisiones rutinarias de los niños sanos por parte del Oftalmólogo.

Desde las organizaciones médicas internacionales se recomiendan revisiones rutinarias en el Oftalmólogo en niños sin síntomas o signos de enfermedad oftalmológica a los dos años, a los 5 y a los 10 años de forma rutinaria. A partir de los 12 años se aconseja una revisión anual al Oftalmólogo

En los casos en los que los padres sospechen cualquier patología, baja visión o estrabismo por ejemplo se aconseja acudir al Oftalmólogo para una exploración completa de los ojos, que debe incluir de forma obligada dilatación pupilar con Ciclopléjico, exploración sin la cual es imposible graduar correctamente a los niños.

Es además muy importante recordar que los niños con antecedentes familiares de estrabismo u ojo vago tienen más probabilidad de padecer enfermedades oculares, y por tanto deben adelantar sus revisiones rutinarias en el Oftalmólogo y aumentar su frecuencia según el consejo de su médico.

Son signos que deben alarmar a los padres acerca de una posible enfermedad ocular notar que el niño entorna con frecuencia los ojos, se acerca demasiado a la televisión o actividades visuales, que siempre gira el cuello hacia un lado o guiña un ojo con frecuencia. Otro aspecto a tener en cuenta es comprobar que el reflejo rojo que aparece en las pupilas de los niños en las fotos son rojos en ambos ojos.

A pesar de todos esos consejos, la mejor indicación que podemos dar es que acuda con su hijo a revisiones rutinarias a su oftalmólogo de confianza, que será quien mejor le informe de la salud visual de su hijo.