¿Son necesarios los filtros para la luz azul? Su uso podría ser hasta negativo

Bloquear parte del espectro de luz visible, como la luz violeta, no es beneficioso. Este artículo publicado en Nature lo explica. Los dispositivos electrónicos tan utilizados como los móviles o tablets emiten luz azul y por eso hay un gran mercado potencial de filtros. Está aceptado que los rayos UVB producen daño en la piel […]

Bloquear parte del espectro de luz visible, como la luz violeta, no es beneficioso. Este artículo publicado en Nature lo explica.

Los dispositivos electrónicos tan utilizados como los móviles o tablets emiten luz azul y por eso hay un gran mercado potencial de filtros. Está aceptado que los rayos UVB producen daño en la piel y los rayos UVA son culpable de su envejecimiento.

Pero entre los UVA y la luz azul encontramos también a la luz violeta. Esta luz no la emiten los dispositivos electrónicos en sus pantallas. Pero según este estudio, el exceso de bloqueo de luz violeta visible podría ser una de las causas del aumento de la miopía.

Al bloquear la luz azul con filtros cómo hacemos con algunos tipos de ventanas quizás estemos aumentando sin querer la progresión de la miopía. Para combatir la miopía, una epidemia en el siglo XXI, debemos recurrir a pasar el mayor número de horas expuestos a la luz natural del sol y no recurrir a filtros de luz azul.

La miopía está aumentando en todo el mundo. Aunque se desconoce las causas exactas de la miopía, la actividad al aire libre es uno de los factores ambientales más importantes para el control de la miopía.

Un estudio demostró que la luz violeta, (VL) con longitud de onda de 360-400 nm, que encontramos en la exposición a luz natural, suprimió la progresión de la miopía en personas menores de 20 años.

Sin embargo, faltaba un estudio que demostrase si la luz violeta también es eficaz para la alta miopía en adultos. Este estudio realizado por investigadores japonés se ha realizado para investigar la influencia de la VL en la miopía de los adultos, comparando retrospectivamente la progresión de la miopía y el alargamiento de la longitud axial durante cinco años en adultos con alta miopía entre pacientes implantados con una lente intraocular fáquica.

Se implantó un filtro que impedía la luz violeta en la mitad de los pacientes y se descubrió que los pacientes con miopía alta con una lente intraocular que impedía la luz violeta habían duplicado su miopía en comparación al resto de pacientes.

Este resultado indicó que la lente intraocular fáquica sin filtro de luz violeta había suprimido la progresión de la miopía y el alargamiento de la longitud axial. Por lo que los investigadores concluyeron que la luz violeta posiblemente tenga un efecto antimiopía para adultos con miopía alta.