Miedos a la cirugía láser ocular

11 DE agosto, 2016

Vamos a echar un vistazo a algunas de las reacciones viscerales más comunes en cirugía ocular con láser y desarmarlas una a una.

“La primera sensación que tuve cuando oí el término “cirugía ocular con láser” fue de miedo, antes de saber prácticamente nada, las palabras “láser” y “ojos” en la misma frase fueron suficientes para imaginarme la peor de las escena”.

Este testimonio perfectamente podría ser real y proceder de cualquiera de los miles de pacientes que han pasado por nuestra clínica.

Sin saberlo este comentario se ha producido durante muchos años como una reacción visceral cada vez que oíamos hablar sobre la cirugía láser ocular.

Las reacciones viscerales están dentro de nuestra propia naturaleza y muchas veces dictan nuestros actos incluso sin ser conscientes de ello.

Las reacciones viscerales han tenido su razón de ser en un tiempo y en un lugar de nuestra historia evolutiva. Por ejemplo es épocas en las que la lucha y la huida podían marcar nuestra supervivencia. ¿Pero porque seguimos teniendo reacciones viscerales en el presente?

Si lo miramos desde una perspectiva biológica, nuestros cuerpos siempre están tratando de ahorrar energía y prolongar nuestra supervivencia. Eso significa que nos gusta tomar decisiones automáticas que no implican un pensamiento consciente que consume mucha energía y también alejarse de todo aquello susceptible de causar dolor, ansiedad o malestar.

Por eso una reacción rápida e inconsciente ante la imagen de una láser y nuestros ojos es la de rechazo.

Una de las razones es nuestro propio bagaje cultural y en la imagen mental que hemos construido del láser, asociado por culpa de las películas de ciencia ficción a un arma de destrucción.

Somos seres naturalmente demasiado reticentes.

Pero hay una gran diferencia entre simplemente sobrevivir y vivir. Para tomar decisiones que mejoren nuestra calidad de vida a veces necesitamos prescindir de nuestras reacciones viscerales y pasar a un pensamiento consciente.

Mientras que la falta de conocimiento nos acerca al miedo, el conocimiento y la comprensión nos conducen a la disminución del miedo.

Vamos a echar un vistazo a algunas de las reacciones viscerales más comunes en cirugía ocular con láser y desarmarlas una a una.

Los enormes beneficios de la cirugía ocular con láser en comparación con su bajo nivel de complicaciones y efectos secundarios hacen que sea uno de los procedimientos quirúrgicos de riesgo más bajo. De hecho, cuando en las manos de un cirujano experto se pone la tecnología más avanzada el éxito está garantizado. La posibilidad de que incluso una pequeña complicación derivada que no se pueda corregir por completo por el cirujano es de alrededor de 1 entre 30.000.

La Cirugía ocular con láser es un procedimiento sin dolor. La única incomodidad que algunas personas se encontrarán está en las etapas de curación.

Las posibilidades de quedarse ciego como resultado de una cirugía ocular con láser es casi demasiado pequeño para medir- alrededor de 1 de cada 5 millones de operaciones.

Si no ha llevado gafas con anterioridad, no hay prácticamente ninguna posibilidad de que salga de la clínica con una peor visión que antes de entrar.

Miedos a la cirugía láser ocular
¿Nos das una estrella?