Las lentes ICL demuestran su superioridad frente a SMILE en la literatura médica

La utilización de lentes ICL demostró mejores índices de eficacia, seguridad y predictibilidad refractiva que el SMILE.

En un artículo publicado en la edición de marzo del Journal of Refractive Surgery, el equipo de la universidad de Munich Ludwig-Maximilians (Dr. Siedlecki y colaboradores) compararon el implante de lentes fáquicas ICL (lente de colámero implantable) con la técnica SMILE (extracción de lentículo por pequeña incisión) para el tratamiento de la alta miopía.

Ambas técnicas fueron evaluadas en términos de seguridad, eficacia y calidad de visión reportada por el paciente.

El estudio incluyó a 40 pacientes (80 ojos) con graduaciones preoperatorias de 6 a 10 dioptrías y con un seguimiento postoperatorio de entre 1 y 3 años.

La utilización de lentes ICL demostró mejores índices de eficacia, seguridad y predictibilidad refractiva que el SMILE.

Así mismo, el tratamiento con lentes ICL indujo un menor número de aberraciones ópticas de alto orden y resultó en una mayor calidad de visión subjetiva con menos molestias visuales.

El estudio concreto es este:

SMILE Versus Implantable Collamer Lens Implantation for High Myopia: A Matched Comparative Study. Jakob Siedlecki et al. J Refract Surg, 2020 Mar 1;36(3):150-159. doi: 10.3928/1081597X-20200210-02.

Pero, ¿qué son las Lentes ICL?

La ICL (Implantable Collamer Lens): es una técnica revolucionaria en el campo de la cirugía refractiva consistente en colocar una lente Colámero®, con un innovador material a base de colágeno, entre el iris y el cristalino.

ICL es el procedimiento refractivo de mayor crecimiento en los últimos años, con más de 1 millón de implantaciones en todo el mundo.

ICL permite corregir defectos por encima de los límites propios del tratamiento con láser, pudiendo abordar una mayor gama de problemas relacionados con la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. También está indicada para pacientes con córneas finas, ojo seco o pupilas grandes.

La gran ventajas del ICL es que es reversible. A diferencia del láser el tratamiento es reversible, al incorporar una lente no existe la necesidad de alterar ningún tejido ocular, pudiéndose volverse a la situación inicial cuando se desee, posibilitando nuevas técnicas futuras.

Pero, ¿qué es la técnica Smile?

Es un tipo de procedimiento oftalmológico por el cual se modifica la curvatura corneal tallando una lámina interna (lentículo) que se extrae a través de una incisión muy pequeña. Por este motivo se conoce con las siglas SMILE (Small Incision Lenticule Extraction), es decir, extracción de lentículo por pequeña incisión. <