Las lentes de contacto desechadas por el inodoro terminan convertidas en microplásticos contaminando ríos y mares

Las partículas microplásticas, que se fabrican como elementos plásticos como lentes de contacto, en la foto, se degradan lentamente, contaminan los océanos y ríos y tienen el potencial de poner en peligro la vida marina.

Como demuestra una investigación, las lentes de contacto desechables son uno de los grandes contaminadores encubiertos del mundo natural. Alrededor de 150 millones de personas en todo el mundo usan lentes de contacto, no solo para corregir defectos visuales, si no por motivos de belleza o razones deportivas y terapéuticas.

Aunque son de pequeño tamaño, son una de las grandes fuentes de contaminación inadvertida para el medio ambiente. Un estudio encargado por el proveedor de lentes de contacto ocular Optical Express encontró probablemente más de lo que esperaban.

Los investigadores en el estudio encontraron que el 97 por ciento de los usuarios de lentes contacto estaban contaminando el ambiente sin darse cuenta al tirar sus lentes usadas al inodoro.

Específicamente, el estudio reveló que solo en Gran Bretaña, más de 780 millones de lentes de contacto se eliminan cada año, la mayoría de ellas acaban en el inodoro. Se calcula que 750 millones de lentes terminan en vertederos, incineradoras o en las alcantarillas, donde se convierten en plásticos muy difíciles de reciclar.

Tras su paso por las depuradoras, las lentillas terminan descompuestas en partículas microplásticas , contaminando océanos y ríos y poniendo en peligro la vida marina. Al igual que los envases y envases de plástico desechables que utilizamos y desechamos todos los días, las lentes de contacto y sus envases de plástico que van a los vertederos pueden tardar más de 500 años en descomponerse. Aquí existe el otro peligro adicional al permitir potencialmente que la contaminación plástica se filtre en nuestros sistemas de suelo y aguas.

Al sumar el número de usuarios de lentillas a nivel mundial, el impacto potencial se vuelve escandaloso.

En el estudio también se constató que los usuarios de lentillas no habían recibido suficiente información sobre el impacto ambiental por su elección en las lentillas. Una gran parte de los encuestados dijeron que no eran conscientes de cómo su elección de corrección de la visión estaba afectando el medio ambiente.

Si todos los usuarios de lentes de contacto desechables optaran por la cirugía ocular con láser se ahorraría una cantidad ingente de microplásticos en nuestros mares. Miles de millones de lentes de contacto usadas y sus envases están causando una contaminación generalizada y las personas simplemente no se dan cuenta del daño.

Las lentes de contacto son un invento increíble que beneficia a millones de personas en todo el mundo al ayudarlas a acceder a una visión clara y conveniente. Desafortunadamente, también tienen algunas desventajas, y eso sin mencionar su alto costo a largo plazo y el riesgo de infección que representan para los usuarios. Para ayudar a abordar su impacto ambiental, algunos fabricantes están empezando a tonar conciencia del problema y ya encontramos cajas de reciclaje especiales disponibles en algunas ópticas.

Pero el hecho es que podría ser una mejor idea deshacerse de los contactos por completo. Después de todo, funciona mejor para su bolsillo, mejor para la salud de sus ojos y mejor para el medio ambiente si busca opciones alternativas.

Las partículas microplásticas, que se fabrican como elementos plásticos como lentes de contacto, en la foto, se degradan lentamente, contaminan los océanos y ríos y tienen el potencial de poner en peligro la vida marina.

INFORMACIÓN

‼️‼️ Debido a la situación actual de alerta sanitaria.

VISIÓON informa a todos sus pacientes que solo se atenderá urgencias en consulta y cirugías no demorables.

Si tiene cualquier duda consúltenos por whatsapp y explica tu caso en el 669 037 871

Un oftalmólogo hablará contigo.

También el 958207070 o clinica@visioon.es están a su disposición

Entre todos lo conseguiremos. 💪🏻