¿Es posible perder la vista por llevar una mala alimentación?

Hace unos meses conocimos el asombroso caso de un adolescente que había perdido la visión por una dieta de comida basura. ¿Esto es posible?

La realidad es que esto puede suceder, incluso en el mundo desarrollado en el que es muy fácil acceder a alimentos nutritivos y el enriquecimiento vitamínico de nuestros alimentos de uso cotidiano.

es flag
en flag

Hace unos meses conocimos el asombroso caso de un adolescente que había perdido la visión por una dieta de comida basura. ¿Esto es posible?

La realidad es que esto puede suceder, incluso en el mundo desarrollado en el que es muy fácil acceder a alimentos nutritivos y el enriquecimiento vitamínico de nuestros alimentos de uso cotidiano.

Pero puede ocurrir en pacientes que están desnutridos por factores como el alcoholismo crónico, son vegetarianos estrictos, se han sometido a una cirugía gastrointestinal o tienen un trastorno alimentario severo, como por ejemplo una anorexia nerviosa.

El joven que perdió la visión presentaba anemia macrocítica y bajo nivel de vitamina B 12 entre otras anomalías. Pese a esto, tenía un peso corporal normal y no había signos visibles de malnutrición. En el plazo de un año, sufrió pérdida de audición y problemas de visión.

Lamentablemente, el adolescente perdió la vista antes de que se revelara la verdadera causa de su problema, su alimentación estaba basada en patatas fritas, pan blanco y cerdo procesado. Los oftalmólogos que le revisaron posteriormente descubrieron que sufría deficiencia de B12, bajos niveles de vitamina D, cobre y selenio, altos niveles de zinc, reducción de la densidad ósea y una grave neuropatía óptica.

Una buena nutrición beneficia a todo el cuerpo, incluidos los ojos.

Nos debemos asegurar siempre de incluir estos cinco tipos de alimentos en la dieta para tener una visión saludable.

Verduras de hoja verde. La col rizada y las espinacas son ricas en luteína y zeaxantina. Otras verduras con cantidades significativas de luteína y zeaxantina incluyen la lechuga, las coles, el brócoli y los guisantes.

Cítricos. Las naranjas, las mandarinas, los pomelos y los limones tienen un alto contenido de vitamina C, un antioxidante fundamental para la salud de la vista.  Muchos otros alimentos con vitamina C son los melocotones, los pimientos rojos, los tomates y las fresas.

Las legumbres. Todos los tipos de legumbres contienen zinc, un oligoelemento esencial que se encuentra en alta concentración en los ojos.

Salmón. Las investigaciones demuestran que las dietas ricas en ácidos grasos omega-3 procedentes del pescado de agua fría pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades oculares más adelante. Entre estos pescados se encuentran el salmón, el atún o las sardinas.

Verduras y frutas. Las zanahorias son ricas en betacaroteno, un nutriente que ayuda a la visión nocturna, al igual que otras frutas y verduras como las batatas, los albaricoques y el melón.

Por otra parte, una mala alimentación generalmente también se asocia con un aumento de la obesidad.  Existen numerosos estudios científicos que analizaban y demostraban la relación de la obesidad con numerosas enfermedades y problemas de salud. Algunos tan conocidos como las enfermedades coronarias, la diabetes tipo 2, la hipertensión, la artrosis, la dislipidemia, problemas respiratorios… etc

Un estudio de la Universidad de St Andrews y el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido también ha resaltado el impacto negativo de la obesidad en la salud ocular.

Los datos de la investigación se han publicado recientemente en el Scottish Medical Journal y comprende los datos recogidos por los investigadores del departamento de oftalmología de NHS Fife, una de las 14 regiones en las que se divide el Servicio Escocés de Salud.

La elección de esta zona de Escocia responde a un motivo, es una de las regiones con mayores niveles de obesidad.

Para estudiar cómo afecta la obesidad a la pérdida de visión se recurrió al estudio de pacientes con hipertensión intracraneal idiopática. Una enfermedad que afecta especialmente a mujeres jóvenes con sobrepeso.

Todos los pacientes diagnosticados con hipertensión intracraneal idiopática tenían sobrepeso, con un IMC promedio de 36. El primer signo de problemas en la vista de las personas que sufren esta enfermedad es la pérdida de visión periférica. Posteriormente, la vista se vuelve borrosa, y la persona afectada puede incluso volverse ciega.

Cerca del 5% de los afectados pierde la vista parcialmente o por completo en uno o ambos ojos. Y los datos recogidos en el estudio de pacientes con obesidad indicaron que alrededor del 10 al 15% de los pacientes padecieron una discapacidad visual irreversible.

El tratamiento principal para esta enfermedad es recudir el sobrepeso y alcanzar un IMC normal. Sin embargo, existen pacientes que aún pueden desarrollar una pérdida de visión progresiva y permanente a pesar del tratamiento y la pérdida de peso.

Debemos recordar que el sedentarismo y una alimentación poco saludable están relacionadas con la obesidad que, a su vez, puede incidir directamente en problemas visuales de gravedad como la retinopatía diabética, una enfermedad producida por el daño de las células y los vasos sanguíneos de la retina.

Por eso, la importancia en las personas obesas de los controles oftalmológicos periódicos, con el fin de prevenir estas situaciones. E insistimos en la necesidad de plantearse una pérdida de peso por el bien de su visión.