La obesidad puede influir en la pérdida de visión

Los datos de una investigación sobre la visión y la obesidad se han publicado recientemente en el Scottish Medical Journal

Ya existían numerosos estudios científicos que analizaban y demostraban la relación de la obesidad con numerosas enfermedades y problemas de salud. Algunos tan conocidos como las enfermedades coronarias, la diabetes tipo 2, la hipertensión, la artrosis, la dislipidemia, problemas respiratorios… etc

Ahora, un estudio realizado por la Universidad de St Andrews y el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido ha resaltado el impacto negativo de la obesidad en la salud ocular.

Los datos de la investigación se han publicado recientemente en el Scottish Medical Journal y comprende los datos recogidos por los investigadores del departamento de oftalmología de NHS Fife, una de las 14 regiones en las que se divide el Servicio Escocés de Salud.

La elección de esta zona de Escocia responde a un motivo, es una de las regiones con mayores niveles de obesidad.

Para estudiar cómo afecta la obesidad a la pérdida de visión se recurrió al estudio de pacientes con hipertensión intracraneal idiopática. Una enfermedad que afecta especialmente a mujeres jóvenes con sobrepeso.

Todos los pacientes diagnosticados con hipertensión intracraneal idiopática tenían sobrepeso, con un IMC promedio de 36. El primer signo de problemas en la vista de las personas que sufren esta enfermedad es la pérdida de visión periférica. Posteriormente, la vista se vuelve borrosa, y la persona afectada puede incluso volverse ciega.

Cerca del 5% de los afectados pierde la vista parcialmente o por completo en uno o ambos ojos. Y los datos recogidos en el estudio de pacientes con obesidad indicaron que alrededor del 10 al 15% de los pacientes padecieron una discapacidad visual irreversible.

El tratamiento principal para esta enfermedad es recudir el sobrepeso y alcanzar un IMC normal. Sin embargo, existen pacientes que aún pueden desarrollar una pérdida de visión progresiva y permanente a pesar del tratamiento y la pérdida de peso.

Debemos recordar que el sedentarismo y una alimentación poco saludable están relacionadas con la obesidad que, a su vez, puede incidir directamente en problemas visuales de gravedad como la retinopatía diabética, una enfermedad producida por el daño de las células y los vasos sanguíneos de la retina.

Por eso, la importancia en las personas obesas de los controles oftalmológicos periódicos, con el fin de prevenir estas situaciones. E insistimos en la necesidad de plantearse una pérdida de peso por el bien de su visión.

La obesidad puede influir en la pérdida de visión
5 (100%) 2 votes