La cirugía de cataratas no influye en la degeneración macular

Conclusión de un importante estudio recientemente publicado: «La cirugía de cataratas no influye en la degeneración macular asociada a la edad» En este post vamos a comentar los resultados de este estudio. El objetivo de los autores es intentar establecer si existe relación entre dos de las causas más importantes y frecuentes de pérdida de […]

Conclusión de un importante estudio recientemente publicado: «La cirugía de cataratas no influye en la degeneración macular asociada a la edad»

En este post vamos a comentar los resultados de este estudio. El objetivo de los autores es intentar establecer si existe relación entre dos de las causas más importantes y frecuentes de pérdida de visión en nuestro medio: la catarata y la degeneración macular asociada a la edad.

Cataratas, ¿Qué son y cómo afectan?

La catarata consiste en la opacificación progresiva del cristalino, una lente que tenemos en el interior del ojo y que nos permite enfocar a distintas distancias. A lo largo de la vida sufre un proceso biológico de degeneración y va perdiendo transparencia progresivamente. Esta situación es reversible gracias a un tratamiento quirúrgico adecuado, en el cual, mediante una operación sencilla se sustituye el cristalino opacificado por una lente intraocular.

Degeneración macular, ¿Qué es y cómo afecta?

La degeneración macular por su parte, es un problema que ocurre en la retina, concretamente en la zona central, donde se desarrolla la máxima discriminación visual. Esta zona central de la retina se denomina mácula.

Es una de las principales causas de pérdida de visión en personas de más de 50 años y existen dos tipos de degeneración macular: seca y húmeda.

La degeneración macular asociada a la edad seca es la más frecuente y constituye el 80% de todos los casos. En esta enfermedad, algunas partes de la mácula se vuelven más delgadas, se atrofian y se acumulan proteínas llamadas drusas. Esto provoca pérdida de la visión central de manera lenta y progresiva. Aún no existe un tratamiento del todo eficaz para este tipo de degeneración macular, pero si sabemos que protegerse del sol, evitar el tabaco y el sedentarismo, así como tener una dieta saludable rica en ácidos omega 3 y antioxidantes, puede evitar o retrasar la aparición de la misma.

La degeneración macular asociada a la edad húmeda es menos común pero más grave, y ocurre cuando crecen vasos sanguíneos anormales bajo la retina en un intento de compensar la gran demanda metabólica de las células de la retina central. El resultado es la extravasación de sangre y otros fluidos, y la formación de cicatrices o áreas de fibrosis. Estos fenómenos hacen que se pierda visión de manera más rápida que en la degeneración macular seca. Existen medicamentos llamados antiangiogénicos que son eficaces en el tratamiento de este tipo de degeneración macular.

Comentamos el estudio de la revista científica Ophthalmology

Durante años los oftalmólogos se han preguntado si la cirugía de catarata podría influir en la aparición de algunas de las formas de degeneración macular.
Son múltiples los estudios que se han llevado a cabo intentando llegar a conclusiones claras respecto a este tema. En este último estudio que hoy tratamos, publicado en la prestigiosa revista científica Ophthalmology participaron 1195 personas. Los participantes se dividieron en dos grupos, los que se sometieron a cirugía de cataratas y los que no se realizaron cirugía, y se les hizo seguimiento durante años, analizando la incidencia de degeneración macular en ambos grupos.

Los investigadores llegaron a la conclusión de que no existe relación entre la cirugía de cataratas y el desarrollo posterior de degeneración macular. Así pues, la cirugía de cataratas una de las cirugías más realizadas a nivel mundial y que más ha avanzado tecnológicamente en los últimos años, es también segura en este aspecto.

1/5 - (1 voto)

Noticias relacionadas