Fumar durante el embarazo puede afectar a la visión de tu hijo para siempre

04 DE mayo, 2017

Uno de los efectos nocivos menos conocidos del tabaco es que puede favorecer la pérdida de la visión y en algunos casos, incluso derivar en ceguera.

Fumar es malo para nuestra salud y para nuestro organismo. Es malo para nuestra salud cardiovascular, para nuestros pulmones y también es malo para nuestros ojos.

Uno de los efectos nocivos menos conocidos del tabaco es que puede favorecer la pérdida de la visión y en algunos casos, incluso derivar en ceguera. El motivo es muy sencillo, el fumar puede provocar, una gran vaso-constricción que afecta a la retina y a nuestra capacidad de visión.

Otras de las afecciones más conocidas es la neuropatía óptica tóxica, muy vinculada con el exceso de alcohol y tabaco en nuestra vida diaria.

Los fumadores saben que esta conducta es dañina para su salud pero ahora sabemos que fumar durante el embarazo también afecta a la salud ocular de los niños.

Un estudio llevado a cabo por investigadores daneses ha demostrado que fumar durante el embarazo aumenta el riesgo de que los niños acaben desarrollando problemas oculares e incluso, glaucoma.

[dt_quote type=”blockquote” font_size=”big” animation=”none” background=”plain”]

Fumar durante un intervalo de tiempo relativamente corto durante el embarazo puede tener consecuencias para toda la vida de nuestros hijos.

[/dt_quote]

Para realizar este estudio, los investigadores se han centrado en el grosor de la capa de fibras nerviosas de la retina, responsables de transmitir la información desde el ojo al cerebro. Se sabe que si esta capa es muy fina se tiene más riesgo de tener problemas de visión y acabar desarrollando glaucoma, lo que en último término puede derivar en ceguera.

El estudio se realizó en cerca de 1.500 niños y sus madres, con el objetivo de determinar si es posible relacionar una madre fumadora durante el embarazo con una capa nerviosa de la retina más fina.

Y las conclusiones del estudio son muy claras, los niños de madres que habían seguido fumando durante el embarazo tenían una fibra nerviosa retiniana unos 5,7 micrómetros más fina que el resto de niños.

También ha servido el estudio para llegar a otra conclusión, el peso del bebé al nacer influye en el grosor de la capa nerviosa de la retina. Los bebés con bajo peso al nacer estudiados presentaban una fibra nerviosa media de la retina 3,5 micrómetros más fina que la media normal.

La recomendación de los investigadores es que si bien un bebé, nacido con bajo peso o de madre fumadora, no tiene porqué desarrollar un problema ocular lo recomendable es mantener las necesarias precauciones y el control oftalmológico.

Fumar durante el embarazo puede afectar a la visión de tu hijo para siempre
¿Nos das una estrella?