Frotarse los ojos puede producir queratocono

Frotarse los ojos se reconoce como el factor de riesgo no genético más fuerte para el queratocono. Un estudio mediante el uso de OCT de segmento anterior, presentado por Tomás Loureiro en la reunión de la Sociedad Europea de Cirujanos de Cataratas y Refractivos, ha demostrado la aparición de queratocono en el ojo de la […]

Frotarse los ojos se reconoce como el factor de riesgo no genético más fuerte para el queratocono. Un estudio mediante el uso de OCT de segmento anterior, presentado por Tomás Loureiro en la reunión de la Sociedad Europea de Cirujanos de Cataratas y Refractivos, ha demostrado la aparición de queratocono en el ojo de la mano dominante en niños que acostumbran a frotarse los ojos.

¿Qué es el queratocono?

El queratocono es una enfermedad oftalmológica muy grave, supone la primera causa de trasplante corneal en pacientes jóvenes. Suele manifestarse con una repentina disminución de la agudeza visual y una aparición o aumento del astigmatismo.

Se trata de una enfermedad ectásica (distensión) de la córnea. La córnea en los pacientes de queratocono es menos estable de lo normal y comienza un proceso progresivo degenerativo de deformación ectásica, aumentando su curvatura y disminuyendo su grosor según avanza la enfermedad. Esto provoca la pérdida de la asfericidad normal de la córnea (cuando hablamos de una superficie asférica, nos referimos a una geometría que desde su centro hacia la periferia no mantiene un radio de curvatura constante tal y como lo haría una circunferencia).

Estudio de Tomás Loureiro:

Este estudio evaluó prospectivamente in vivo los efectos del frotamiento ocular frecuente en el epitelio corneal y las diferencias entre los dos lados de la mano dominante y no dominante.

En el estudio se incluyeron 30 niños diestros de entre 8 y 12 años con antecedentes de frotarse los ojos con los nudillos. Se realizó AS-OCT en todos los ojos. El grosor del epitelio corneal (ET) y el grosor de la córnea se midieron y compararon en los octantes de las regiones corneales correspondientes de los ojos derecho e izquierdo.

“Al comparar los dos ojos, encontramos que en el área inferotemporal, el grosor epitelial era menor en el ojo derecho, (el que más se frotaron). Mientras que en las bases de datos normativas los puntos epiteliales más delgados se encuentran en las áreas superiores, en estos niños el punto más delgado estaba en la región inferotemporal. Esa es también la región donde se encuentran la mayoría de los conos ”, dijo Loureiro. Es decir, han demostrado de forma anatómica mediante el uso de la tecnología OCT la influencia clave que ejerce el acto de frotar los ojos en el desarrollo del queratocono en estos pacientes.

Conclusión:

Este estudio demostró que las córneas de los niños que se frotan los ojos con frecuencia tienen una distribución anormal del espesor epitelial, con adelgazamiento en el área inferotemporal en el lado de la mano dominante, esto implica la aparición del queratocono.

Este estudio pudo mostrar el efecto dañino de frotarse los ojos y destacó el papel potencial del dominio de las manos en el queratocono.

Nos pones una estrella post