Por qué debemos acudir a nuestra clínica oftalmológica después del verano

08 DE septiembre, 2017

Nuestros ojos se han visto muy debilitados estos meses por una sobre exposición a la radiación ultravioleta en piscinas, playas, el cloro, la sal del mar.

La piscina, la playa, los viajes, los horarios de comida alterados, la dieta irregular se terminan con el fin de las vacaciones, del verano y la vuelta a la rutina de la vida normal.

Nos enfrentamos a un próximo cambio de estación, en el que las alergias vuelven a afectar a la estabilidad de las membranas oculares y debemos estar preparados para combatirlas.

Nuestros ojos se han visto muy debilitados estos meses por una sobre exposición a la radiación ultravioleta en piscinas o playas, el cloro, la sal del mar y debido a las altas temperaturas que hemos sufrido, de aparatos de aire acondicionado que nos han irritado los ojos.

Es importante si fuera necesario, seguir usando unos días más lágrimas artificiales, para que nuestros ojos se hidraten hasta que volvamos a la normalidad de la vida diaria.

Por otra parte, debemos seguir una buena alimentación para tener una buena salud ocular, no pueden faltar en nuestra dieta las vitaminas A,B,C y D que nos ayudarán a cuidar de nuestros ojos después de los excesos del verano.

Si aún eres usuario de lentillas lo ideal es que las cambies, lentes de contacto y estuche, ya que es fácil que estos meses te hayas relajado en su cuidado, limpieza y esterilización. Las lentillas y su estuche requieren unos cuidados de higiene extremados para que no se produzca un riego de infección.

La parte negativa para nuestros ojos de la vuelta a la rutina, es la vuelta al exceso de uso de monitores, móviles, tablets… muchas veces en espacios cerrados, sin iluminación natural y todavía bajo potentes aparatos de aire acondicionado.

Si los excesos de este verano han pasado factura a tus ojos, lo más importante es que acudas a nuestra clínica oftalmológica para realizarte una revisión completa.

Especialmente si notas cualquiera de estos síntomas.

Tener sensación de ojo seco

Una sobre exposición al sol estos meses, el cloro y el agua salada puede haber causado un desequilibrio en el lagrimal y necesites recurrir a lágrimas artificiales.

Tener la visión borrosa

Mirar directamente al sol o utilizar gafas de sol sin la correcta protección UV pueden haber producido una lesión que deberá revisar un oftalmólogo.

Notar una pérdida de visión

Al primer síntoma de pérdida de visión debes acudir a tu oftalmólogo. Especialmente los pacientes con glaucoma u otras patologías oculares. En verano muchas personas suelen descuidar sus tratamientos obviando el peligro que esto supone para su salud ocular.

Tener picazón o dolor en los ojos

Es una de las afecciones más comunes y generalmente no tienen graves consecuencias. La picazón en los ojos, el aumento de la producción lagrimal y la fotofobia son síntomas típicos de una conjuntivitis. Ya sea de origen vírico o bacteriano posiblemente el culpable sea una piscina comunitaria o una toalla prestada. Es una afección muy molesta y fácilmente contagiosa por lo que debes acudir al oftalmólogo lo antes posible.

Si tienes los ojos rojos

Tener los ojos rojos puede ser otro síntoma de la conjuntivitis.

[dt_quote type=”blockquote” font_size=”big” animation=”none” background=”plain”]Si alguno de estos síntomas no son tratados a tiempo pueden generar en problemas oculares de mayor gravedad.[/dt_quote]

Por qué debemos acudir a nuestra clínica oftalmológica después del verano
¿Nos das una estrella?