¿Cómo se relaciona el coronavirus con nuestros ojos?

Nuestros ojos pueden jugar un papel importante en la propagación y prevención del nuevo brote de coronavirus que se propaga por todo el mundo.

Nuestros ojos pueden jugar un papel importante en la propagación y prevención del nuevo brote de coronavirus que se propaga por todo el mundo. Por ejemplo, se está investigando si un médico de la Universidad de Pekín pudo haber contraído el coronavirus al no usar protección para los ojos al tratar a los pacientes.

Lo que está claro es que para reducir el riesgo de contraer el nuevo coronavirus hay que evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca con las manos sin lavar. Las membranas mucosas, las membranas que recubren varias cavidades del cuerpo humano, son las más susceptibles a la transmisión del virus. Pero vayamos al principio.

¿Qué es el coronavirus?

Los informes de un nuevo coronavirus surgieron por primera vez a fines de diciembre de 2019 en la ciudad de Wuhan, China.

Los coronavirus son un grupo de virus comunes. Algunos afectan solo a animales mientras que otros también afectan a las personas.

Este nuevo coronavirus puede desencadenar enfermedades tan leves como un resfriado común, o más importantes como la bronquitis, la neumonía y la insuficiencia renal. Los casos más graves pueden ser potencialmente mortales especialmente en colectivos vulnerables como personas de edad avanzada con patologías previas.

¿Cómo afecta el nuevo coronavirus a nuestros ojos?

Se están estudiando si los pacientes que han contraído el nuevo coronavirus pueden tener síntomas oculares como la conjuntivitis.

La conjuntivitis es una inflamación de la membrana que cubre el globo ocular.

Se sabe que la conjuntivitis de origen viral se presenta con infecciones de las vías respiratorias superiores, resfriados, gripes, etc y puede ser un síntoma del virus COVID-19.

Un estudio reciente realizado en China y publicado en New England Journal of Medicine , encontró conjuntivitis u otra afección ocular en 9 de 1,099 pacientes (0.8%) con un diagnóstico confirmado de coronavirus. Si bien, otro estudio publicado en The Journal of Medical Virology de 30 pacientes hospitalizados por COVID-19 tenían solo un paciente diagnosticado con conjuntivitis. Según esta información, la aparición de conjuntivitis es baja.

El COVID-19 se propaga de persona a persona principalmente a través de las llamadas “gotitas respiratorias” en el aire producidas cuando alguien tose o estornuda, al igual que sucede con el virus de la gripe común. Estas gotitas pueden caer en la boca o la nariz de las personas cercanas e inhaladas a los pulmones.

Igualmente existe la posibilidad de tocar una superficie u objeto que tiene COVID -19 y luego tocarse la boca, la nariz o los ojos.

El South China Morning Post recoge el caso del medico de la Universidad de Pekín, Wang Guangfa que tras entrar en contacto con pacientes informó que su ojo izquierdo se inflamó, después le llegó la fiebre y la mucosidad en la nariz y la garganta. Posteriormente fue diagnosticado con el nuevo coronavirus.

El doctor Wang cree que el virus entró en su ojo izquierdo al no utilizar gafas protectoras. Esto es posible debido a que las gotas respiratorias de una persona infectada podrían haber alcanzado sus ojos u otras membranas mucosas.

¿Cómo puede reducir su riesgo de contraer coronavirus?

  • Lávarse las manos con frecuencia con agua y jabón durante al menos 20 segundos, especialmente después de haber estado en un lugar público, haber comido, usado el baño, se ha sonado la nariz, tosido o estornudado.
  • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca tanto como sea posible, pero especialmente con las manos sin lavar.
  • Evite el contacto cercano con personas enfermas.
  • Quédate en casa.
  • Cúbrate la boca y la nariz con un pañuelo o codo cuando se tosa o estornude
  • Tire los pañuelos usados ​​a la basura.
  • Use una máscara facial que cubra su boca y nariz si está enfermo.

Si no estás enfermo: no necesita usar una máscara facial a menos que esté cuidando a alguien que esté enfermo. Las máscaras faciales pueden ser escasas y deben guardarse para los trabajadores de salud.

Cómo protegerse del contagio a través de los ojos

Si utilizas lentes de contacto, cámbiate a las gafas mientras pasa la crisis. Las personas con lentillas tienden a tocarse los ojos con mucha más frecuencia. Si continúas usando lentillas extrema las medidas de higiene.

Si está cuidando a o cerca de una persona que presenta síntomas o ha sido diagnosticada con coronavirus, utiliza gafas protectoras para evitar que le caigan gotitas respiratorias en tus ojos.

Haz un esfuerzo por evitarte frotarte los ojos. Es un hábito común, pero evitarlo puede reducir los riesgos de contagio. Si tienes que frotarlos, usa un pañuelo desechable en vez de los dedos. Y si no le queda otra opción que tocarte los ojos, lávalos bien las manos con agua y jabón antes de hacerlo.

Últimos datos conocidos

El  último estudio publicado en Ophtalmology sobre el coronavirus realizado en Singapur sugiere que el riesgo de transmisión ocular es bajo, sin evidencia de desprendimiento viral detectado en las lágrimas durante el curso de la enfermedad.

Para realizar el estudio se recogieron 64 muestras de lágrimas de 17 pacientes con COVID-19 entre el día 3 y el día 20 a partir de los síntomas iniciales. Ni el cultivo viral ni la reacción en cadena de la polimerasa de transcripción inversa (RT-PCR) detectaron el virus, lo que sugiere un bajo riesgo de transmisión ocular.

La reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR, del inglés Reverse transcription polymerase chain reaction) es una técnica de laboratorio comúnmente usada en biología molecular para generar una gran cantidad de copias de ADN, proceso llamado «amplificación». Este método de detección molecular de genes se utiliza para estudiar el genoma de virus de ARN como los retrovirus o el virus de la gripe.

Si bien es verdad que la muestra, tan solo de 17 pacientes, es bastante corta y se necesitan nuevos estudios sobre este tema.