Consejos para mejorar la calidad de vida de las personas con baja visión

Una persona tiene baja visión cuando presenta una limitación visual que le dificulta o impide realizar tareas de su vida cotidiana y no puede ser corregida con ayudas ópticas convencionales, tratamiento médico ni cirugía

¿Qué es la Baja Visión?

El número de personas mayores con baja visión se duplicará en los próximos años, y la razón es sencilla, la esperanza de vida y el número de personas mayores de 65 años está creciendo a un ritmo acelerado. En Europa más de 20 millones de personas tienen baja visión, y en España estamos cerca de los 2 millones de personas.

Para la OMS la baja visión es la pérdida de la agudeza visual o del campo visual que incapacita para la realización de las tareas cotidianas de la vida diaria.

Las personas mayores con una baja visión experimentan una peor calidad de vida, ya que se le hace difícil o imposible, realizar acciones cotidianas como conducir, leer o incluso ver las caras.

La baja visión no es una enfermedad y por tanto no tiene cura, pero lo peor es que todas estas personas que viven cotidianamente con una baja visión, creen que no se puede hacer nada para mejorar su calidad de vida. Muchas de estas personas pueden conservar su independencia y mantenerse seguras, a pesar de la disminución de la visión.

La degeneración macular asociada a la edad es una de las causas principales de la baja visión, pero existen otros como la retinopatía diabética, el glaucoma y las enfermedades hereditarias de la retina. Cualquiera que sea la causa, la rehabilitación de la visión ayuda a las personas mayores a aprovechar al máximo la visión que les queda para que puedan vivir lo más independientemente posible.

El campo de la rehabilitación de la visión ha avanzado significativamente a lo largo de estos años, ofreciendo tecnologías y estrategias cada día mejores. Los oftalmólogos tenemos nuevas soluciones que van desde lupas a gafas de alta tecnología.

Pero hay muchos cambios simples que las personas pueden hacer por sí mismas para ayudarse a vivir mejor.

⚡ Mejorar el contraste de las cosas.

Por ejemplo mediante manteles oscuros y cubiertos blancos, alfombras de colores vivos diferentes al color del suelo, toallas de cocina y tablas para cortar que contrasten con el color de la encimera. Un consejo muy útil es añadir cinta de colores a lo largo de los bordes de las alfombras, escalones y pantallas de lámparas.

⚡ Mejorar la iluminación.

Así evitaremos caídas en el hogar por culpa de una baja visión. Por ejemplo, mejorando la iluminación de las escaleras y pasillos oscuros y quitando las alfombras de los pasillos para evitar que se tropiecen. Hay que cuidar mucho la iluminación de lugares como la cocina o el baño para aumentar la seguridad, en la cocina en la zona en la que se preparan los alimentos.

⚡ Reducir el desorden.

Una casa desordenada es más difícil de transitar y puede contribuir a las caídas. Cuando cada cosa tiene un lugar específico y se identifica con una etiqueta de alto contraste, es más fácil localizar todo lo necesario para la vida diaria.

⚡ Adoptar la tecnología.

Los audio libros y los asistentes por voz como Google Home o Alexa de Amazon, pueden ser de gran ayuda para las personas que ya no pueden ver lo suficiente para leer, marcar un teléfono o cambiar de canal.

Recuerda que lo más importante es ver a un oftalmólogo especialista en visión baja. Un oftalmólogo puede determinar el grado completo de pérdida de visión y la ubicación exacta de los puntos ciegos y determinar las mejores técnicas y dispositivos que pueden ayudar a los pacientes a sortear sus desafíos individuales del día a día.