Conjuntivitis y verano ¡Cuidado con los niños!

El verano es para disfrutarlo, a todos nos gusta disfrutar de las vacaciones en esta época, y más si podemos darnos un chapuzón en la playa o en la piscina. Pero sin duda, los que mejor se lo pasan son los niños, ¡son como pececillos que no puedes sacar del agua! Si este verano la […]

El verano es para disfrutarlo, a todos nos gusta disfrutar de las vacaciones en esta época, y más si podemos darnos un chapuzón en la playa o en la piscina. Pero sin duda, los que mejor se lo pasan son los niños, ¡son como pececillos que no puedes sacar del agua! Si este verano la conjuntivitis quieres evitar, ¡gafas de buceo deben usar!

Se llama conjuntivitis a cualquier tipo de inflamación de la cubierta más externa del globo ocular, que lo recubre como una sábana, rodeando también los párpados en su cara interna en contacto con el ojo. En verano y sobre todo con el agua de las piscinas, son muy comunes las conjuntivitis bacterianas. Éstas son muy frecuentes especialmente en niños.

¿Por qué se producen estas conjuntivitis? La respuesta está en el CLORO.

Nadar y jugar en la piscina es, sin duda, una de las actividades más completas y divertidas para los niños, pero a veces, los beneficios de esta actividad pueden verse alterados por la presencia de bacterias como las clamidias (Chlamydia trachomatis), o por virus como el adenovirus y el virus del herpes, los cuáles pueden provocar que el niño o niña sufra de conjuntivitis.

El cloro, que es el gran aliado para mantener limpia y libre de infecciones el agua de las piscinas, es también nuestro enemigo, ya que es irritante para los ojos. Aunque la mayoría de las piscinas tienen el agua perfectamente regulada, a veces puede verse alterada por otros factores. Además hay niños que pueden tener reacciones alérgicas al cloro.

¿Qué síntomas podemos observar si aparece una conjuntivitis?

  • Enrojecimiento del párpado o de la parte blanca del globo ocular
  • Aparición de legañas en los párpados o las pestañas
  • Lagrimeo y escozor continuo
  • Sensación de cuerpo extraño
  • Hipersensibilidad a la luz

¿Qué debo hacer si el pequeño presenta estos síntomas?

Acudir al pediatra o al oftalmólogo, para que lo vean y determinen que se trata de una conjuntivitis sin más. El tratamiento suele basarse en el uso de antibióticos tópicos en colirio ayudado o no con antiinflamatorios y medidas higiénicas.

La conjuntivitis de piscina es muy común y bien tratada no tiene por qué tener ningún tipo de riesgo.  Ya sabéis: «Si este verano la conjuntivitis quieres evitar, ¡gafas de buceo deben usar!»