La conjuntivitis como único síntoma en pacientes con Covid-19

Recogemos las conclusiones de un artículo científico publicado recientemente en Science Direct sobre el caso de personas que durante los días más duros de la pandemia solo presentaban la conjuntivitis cómo único síntoma del COVID-19.

Recogemos las conclusiones de un artículo científico publicado recientemente en Science Direct sobre el caso de personas que durante los días más duros de la pandemia solo presentaban la conjuntivitis cómo único síntoma del COVID-19.

Varias personas con edades comprendidas entre los 37 a los 65 años presentaron conjuntivitis aguda, con hiperemia conjuntival, epífora, secreción y fotofobia durante los días más conflictivos de la alerta sanitaria en Italia. Los cinco fueron remitidos a una clínica oftalmológica en Italia por sus médicos de atención primaria, ya que la conjuntivitis no mejoraba pasados unos días en seguimiento.

Los pacientes continuaron con terapia sintomática y gotas oculares de moxifloxacina 4 veces al día durante 5 días y los síntomas fueron mejorando poco a poco.

Todos los pacientes habían estado en la región italiana de Lombardía, con un número muy elevado de casos de COVID-19. Por lo que eran pacientes de alto riesgo de tener esta enfermedad.

Sin embargo, ninguno mostró fiebre, malestar general o síntomas respiratorios. Las pruebas posteriores por PCR demostraron que todos los pacientes tenían COVID-19.

Los pacientes entraron en cuarentena hasta la resolución completa de la infección y se les realizó un seguimiento por teléfono. La conjuntivitis siguió siendo el único signo y síntoma de COVID-19 a lo largo de su enfermedad.

Estos datos no son definitorios porque no hubo una evaluación en profundidad, como el análisis genético, para determinar por qué no desarrollaron posteriormente síntomas más comúnmente asociados a la enfermedad como la fiebre, malestar general o síntomas respiratorios.

Además, se desconoce si estas personas tuvieron previamente un caso leve de COVID-19 no detectado y si tenían anticuerpos contra COVID-19 antes de presentar conjuntivitis.

Lo que hace que estos casos sean especialmente relevantes desde el punto de vista epidemiológico es que la conjuntivitis siguió siendo el único signo y síntoma de COVID-19.

De hecho, estos pacientes nunca desarrollaron ningún otro síntoma típico, como fiebre, malestar general o síntomas respiratorios.

Ya se sabía que los coronavirus pueden afectar a los ojos de los humanos y animales. En animales se han descrito casos de conjuntivitis aguda, uveítis anterior, retinitis y neuritis óptica. En humanos, la conjuntivitis aguda es la única manifestación ocular descrita en la literatura médica.

Lo cierto es que los ojos también representan un importante punto de entrada para los virus respiratorios, incluidos los coronavirus. De hecho, la falta de protección para los ojos se asoció con un mayor riesgo de transmisión del coronavirus por SARS de pacientes infectados a trabajadores de la salud durante el pasado brote de SARS en 2003.

De hecho, las superficies oculares tienen un gran tropismo por virus respiratorios y se ha encontrado ARN de coronavirus en las lágrimas. Para los profesionales sanitarios, cubrirse los ojos debería considerarse tan importante como usar una máscara y guantes, independientemente de los síntomas del paciente.